El gobierno de Mauricio Macri dio a conocer ayer nuevas medidas de seguridad para custodiar la Casa Rosada, después de que trascendió un video en el que se ve cómo un auto choca el portón y llega casi al interior de la Casa de Gobierno.

Habrá un recambio del personal policial, mayor presencia de efectivos en los alrededores y licitaciones para modernizar el sistema de cámaras de seguridad. Se harán controles biométricos para el ingreso y se montará un nuevo centro de monitoreo desde la Casa Militar.

Las nuevas medidas obedecen a un incidente ocurrido de madrugada hace ocho días, cuando un Renault 19 conducido por un hombre con problemas psiquiátricos, chocó adrede el portón de acceso de Balcarce 50 y llegó casi hasta adentro de la Casa Rosada.

El hecho motivó una causa penal, que lleva el juez federal Sergio Torres en los tribunales de Comodoro Py. Torres le tomó declaración testimonial anteayer al responsable de la Casa Militar, el general José Luis Yofre, y le hizo llegar una nota al Gobierno solicitando un “plan a corto, mediano y largo plazo” para garantizar la seguridad del edificio.

Fuentes judiciales dijeron a LA NACION que lo ocurrido dejó a la luz fallas de seguridad que requieren respuestas inmediatas. En los tribunales estaban sorprendidos de que la Casa Rosada no tuviera ni siquiera pilotes como tienen edificios de la colectividad judía.

El encargado de la seguridad presidencial es el secretario general de la Presidencia, Fernando De Andreis. De él depende la Casa Militar, a cargo de Yofre, del cual dependen la custodia presidencial de la Policía Federal y la agrupación de Granaderos, que cuidan el interior de la Casa Rosada y de la residencia de Olivos.

Los soldados de Granaderos hacen guardia en el interior de la Casa Rosada con armas largas, especialmente durante las noches. En cambio, la Policía Federal custodia del ingreso de Balcarce 24 y del perímetro de la Casa de Gobierno.

Según informaron a LA NACION funcionarios allegados a De Andreis, el funcionario dispuso un recambio del personal de la Policía Federal apostado esa noche en la garita del ingreso de Balcarce 24. “Fueron enviados a otros destinos”, dijo una fuente oficial.

Por otra parte, De Andreis dispuso un refuerzo de efectivos de la Policía Federal que custodiarán todo el perímetro de la Casa Rosada por las noches. También habrá refuerzos en el portón de hierro que fue vulnerado por el auto.

Por otra parte, el secretario general de la Presidencia decidió lanzar una licitación para renovar la tecnología vinculada a la seguridad. Por un lado, se comprará un nuevo sistema de cámaras para todo el perímetro. Por otro, se modernizarán los accesos con control biométrico para todos los funcionarios y las visitas. También se instalará un nuevo centro de monitoreo para que la Casa Rosada tenga imágenes e información centralizada en tiempo real de todo lo que ocurre en las adyacencias del Gobierno.

“Alrededor de 120 efectivos de la Policía Federal y de Granaderos están afectados todos los días a la seguridad de la Casa Rosada y del Presidente”, dijo una fuente oficial a LA NACION.

fuente LA NACION

Comments

comments