Cuando falta un poco más de un mes para las elecciones primarias, el jefe de Gabinete Marcos Peña reiteró que Cristina Kirchner es “una expresión minoritaria” y comparó a la ex jefa de Estado con Carlos Saúl Menem, quien compitió en los comicios de 2003 tras haber cumplido dos mandatos como presidente.

“Hay gente que cree que Cristina es mejor dirigente política que Mauricio Macri. Nosotros trabajaremos para dejar claro que eso es una minoría, que no vuelvan al poder y que no se vuelva para atrás”, explicó el funcionario.

“La última vez que fue candidata sacó el 54 por ciento de los votos. Este año sacará 12, 13 o 14, según los augurios. Creo que es una expresión minoritaria dentro del peronismo, que hoy representa a una minoría”, analizó Peña. “La mayoría la representa Cambiemos. Dentro de la provincia de Buenos Aires, no tenemos duda de que la mayoría apoya al cambio y quiere seguir trabajando para que haya resultados concretos”, agregó en un reportaje que concedió a TN.

En este sentido, el jefe de los ministros expresó: “Cambiemos depende de Cambiemos, no de Cristina Kirchner, ni de Sergio Massa, ni de Florencio Randazzo”.

Cuando se le preguntó por qué considera que todavía hay un sector de la sociedad que respalda a la ex Presidente, Peña respondió con una comparación: “No es muy distinto al fenómeno de Menem en 2003, que sacó una minoría parecida. Había estado preso por corrupción y había pasado al crisis de 2001. Aún así lo votaban”.

“Hay una inercia que hace que por distintas razones en una elección puedas tener un nivel de apoyo después de haber sido presidente”, dijo. E insistió: “Ese apoyo es minoritario”.

Mensaje a la Justicia

Luego de que juez federal Luis Rodríguez rechazara el pedido de detención de Julio De Vido por presunto desvío de fondos en Río Turbio, Peña expresó: “Vamos a seguir siendo muy respetuosos de la independencia judicial, más aún con los casos políticos”.

Al mismo tiempo, dijo: “Los jueces tienen que estar a la altura del desafío y de la demanda social que hay en general de lograr que todos los procesos sean impecables y en tiempo real”.

“No pueden tardar las causas ocho o diez años. De la misma manera que pedimos que nos investiguen en el momento, pedimos que las causas avancen para un lado o para el otro, pero que la sociedad pueda ver que no es gratis tener un proceso judicial”, concluyó.

fuente INFOBAE

Comments

comments