Parece un fallo salomónico, pero en el Gobierno lo celebraron. La Cámara Nacional Electoral resolvió ayer adecuar el criterio de asignación de fondos públicos para la impresión de boletas, a causa de la multiplicación de listas internas que surgieron en estas elecciones. Con el nuevo criterio, la Casa Rosada ahorrará $ 84 millones en la impresión de boletas.

En virtud de un reclamo de la ex alianza UNEN, la Cámara había fallado en 2013 que el Estado debía hacerse cargo de financiar el costo de un padrón completo (una boleta por elector) por cada lista presentada en las PASO.

Como notó la Cámara en su fallo de ayer, con la firma de los jueces Santiago Corcuera y Alberto Dalla Via, eso derivó en una proliferación de listas este año. Citó el caso de Santa Fe, donde hubo 14 listas internas en la elección de 2015, mientras que este año ascendieron a 57. Ni la Cámara ni el Gobierno lo dicen abiertamente, pero se trata en general de partidos “chicos” y “sellos de goma” que buscan hacerse de fondos en períodos electorales.

Hace tres semanas, LA NACION reveló que el Frente Patriota Bandera Vecinal, liderado por el dirigente filonazi Alejandro Biondini, iba a cobrar $ 19,7 millones del Estado para imprimir boletas porque sólo en la provincia de Buenos Aires había presentado seis listas de candidatos al Senado.

De inmediato, la Secretaría de Asuntos Políticos del Ministerio del Interior, que conduce Adrián Pérez, decidió que la Casa Rosada sólo iba a pagar la impresión de un padrón por agrupación, como plantea la ley 26.571.

Tras esta decisión del Ministerio del Interior, el Estado nacional pagó $ 144 millones a todas las agrupaciones y frentes que presentaron candidatos en las PASO para imprimir sus boletas. Por ejemplo, a cada partido bonaerense le pagaron $ 2,8 millones por el tramo de la boleta de diputados nacionales y otros $ 2,8 millones por el de senadores.

Tras la decisión que tomó el Ministerio del Interior, 20 partidos y frentes de todo el país se presentaron ante la Cámara Nacional Electoral para reclamar que se les pagara un padrón de boletas por cada lista presentada. Si la Cámara Nacional Electoral hubiera ratificado el fallo UNEN, el Estado nacional debería desembolsar otros $ 88 millones, aparte de los $ 144 millones que ya pagó. Pero, según el nuevo fallo, la Casa Rosada deberá pagar sólo $ 3,5 millones extras.

El nuevo criterio aplicado por la Cámara obliga al Estado a pagar un plus a los frentes que presentaron más de una lista. Pero ese plus surge de multiplicar el valor del tramo “nacional” de la boleta (23 centavos) por los votos obtenidos en la última elección general para la misma categoría.

fuente LA NACION

Comments

comments