Por primera vez, una causa judicial vinculada al caso Odebrecht golpea directamente la puerta de Julio De Vido . El fiscal Federico Delgado pidió ayer la indagatoria del ex ministro por haber incurrido en los delitos de defraudación al Estado y negociaciones incompatibles con la función pública en la causa conocida como Skanska II, por la millonaria contratación para construir gasoductos.

“El Estado nacional fue engañado por un grupo de funcionarios y empresarios privados”, escribió Delgado en su requerimiento, que ayer fue entregado al juez federal Daniel Rafecas. El fiscal sostuvo que el ex ministro de Planificación fue responsable por los sobreprecios y de los sobornos por haber diseñado “el marco legal” en el que se manejaban las contrataciones sin ningún tipo de control, pero también por haber influido en “otro grupo de funcionarios que lo puso en movimiento y que vigiló cómo se desplazaba”, y también señaló a un tercer grupo, compuesto por empresarios, que protagonizó los “actos materiales”, como Odebrecht.

El pedido de indagatoria de Delgado se extendió también para el ex secretario de Energía Daniel Cameron, el ex titular del Enargas Fulvio Madaro, y los ex directivos de Odebrecht Flavio Bento de Faria y Marcio Feria Silva, entre otra decena de imputados.

La causa conocida como Skanska II investiga supuestos sobornos en la asignación de los contratos para ampliar la construcción de los gasoductos, contratos que fueron adjudicados a las empresas Cammesa SA y Albanesi SA, que financiaron la obra construida por Odebrecht, cuyo monto supera los US$ 2300 millones.

La causa retomó su actividad cuando explotó el Lava Jato y quedó a cargo del juez Rafecas, que había ordenado allanamientos a Cammesa y Albanesi a fines de mayo.

Delgado expuso ayer “tres dimensiones” que hicieron posible la defraudación, la negociación incompatible y el pago de sobornos: “Primero, el armado de la estructura legal de la obra pública, toda la ingeniería normativa que se creó para suspender las leyes preexistentes y así disponer del dinero sin mecanismos de control. La segunda: las contrataciones privadas donde se produjeron los sobreprecios (privadas a medias porque estaba Cammesa y porque la Secretaría de Energía y el Enargas «acompañaron» las decisiones de las firmas privadas). La tercera de ellas: los posibles sobornos incentivaron la elección de empresas y los costos mayores sin justificación”.

Cada vez más complicado

El ex ministro kirchnerista sufrió otra semana negativa en Comodoro Py. Delgado había pedido el lunes la elevación a juicio de la investigación por las irregularidades en la compra de material ferroviario a España y Portugal.

No es el único juicio por el que espera De Vido. Ya terminada la etapa de presentación de pruebas, el Tribunal Oral Federal N° 1 de la Capital debe decidir la fecha para realizar el juicio oral por la tragedia de Once.

La agenda judicial del ex ministro de Planificación está cargada. Tiene cinco procesamientos, y otras tres causas en las que está involucrado podrían tener desenlace en los próximos meses: las investigaciones por irregularidades en Río Turbio y por el desvío de los subsidios para el gasoil de los colectivos.

El ex ministro también está atento al desenlace de la causa Skanska, el primer gran caso de corrupción durante el kirchnerismo que motivó la ampliación de gasoductos investigados en el caso Skanska II. Después de largas idas y venidas, el ex ministro ya fue indagado por el juez federal Sebastián Casanello, quien espera una resolución de la Cámara Federal para resolver si lo procesa.

fuente LA NACION

Comments

comments