En el tramo final de la campaña para las elecciones del próximo domingo, el presidente Mauricio Macri habló esta noche desde un canal de Rosario, donde emparentó al modelo que propone kirchnerismo con el gobierno que encabeza Nicolás Maduro en Venezuela y alertó que allí “si no estás de acuerdo te matan”.

“Queremos un país en el que se pueda pensar distinto. No queremos un país como en el kirchnerismo, donde todos tenían que pensar igual. Ahora en Venezuela lo ves: el que no piensa como Maduro es un traidor a la patria, lo meten preso o lo matan, que es peor. Ese país no lo queremos, sino un país donde dialoguemos y encontremos puntos de coincidencia, donde nadie se puede sentir dueño de la Argentina y donde todos somos iguales ante la ley”, afirmó.

El jefe de Estado afirmó que el domingo “Cambiemos va a ser una buena elección en todo el país” y advirtió que si la precandidata a senadora Cristina Kirchner tiene un buen desempeño, eso “limitaría los intentos renovación del peronismo”. De todos modos, se metió en la polémica en torno a la situación judicial que enfrenta la ex presidenta y lo comparó con la situación de Carlos Menem, a quien le impidieron ser candidato por tener una condena.

“Independientemente de su candidatura (la de Cristina Kirchner), la Justicia tiene que actuar. Hoy hay una controversia alrededor de lo de Menem, pero lo peor es que 22 años después sigamos discutiendo si es culpable o no. Los argentinos no podemos aguantar esos plazos, porque significa impunidad”, afirmó.

En ese sentido, advirtió: “Esperamos que todas las denuncias que pesan sobre el gobierno anterior en un par de año estén resueltas por la Justicia. Que digan si eran verdad o no eran verdad”.

“Cambiemos tiene una propuesta competitiva y transparente en todo el territorio”, enfatizó Macri.

Pese a reconocer que “el crecimiento económico que la Argentina ha empezado a tener, no llega a todo el mundo”, el jefe del Estado insistió que “el Gobierno va por el camino correcto”.

“Entiendan que un país no se construye en 19 meses, estuvimos al borde de una crisis terminal, de ser una foto de Venezuela”, aseveró.

En declaraciones formuladas a Canal Tres de Rosario, el presidente pidió que “el domingo y en octubre los argentinos confirmen que vamos en serio con el cambio. No queremos un país como el del kirchnerismo, en el que todos piensen igual, sino que todos podamos dialogar”.

“Quiero trabajar en la liberación de los pobres, no que un político les tiren alguito para seguir sobreviviendo, sino que puedan trabajar”, manifestó.

Acotó que “a 19 meses (de haber asumido), estoy muy contento porque los argentinos hemos alcanzado un grado de madurez. Recibimos una casa totalmente desmantelada, nos quedamos sin energía en el gobierno anterior”.

Finalmente, al ser consultado por una evaluación de su gestión, Macri señaló que no quería ponerse un puntaje para no generar un lío como la vez anterior (cuando dijo que se pondría un 8), pero aseguró que “su compromiso con los rosarinos y con los argentinos ha pasado de 10 a 20”.

“Me siento cada vez más comprometido, cada vez más fanático de mi país, que juntos podemos hacer algo maravilloso. No tenemos nada que envidiarle a otros países del mundo. Hoy Santa Fe está liderando un proceso de recuperación que demuestra que se puede”, concluyó.

fuente CLARIN

Comments

comments