Un día antes de la reunión del consejo directivo de la CGT, que promete levantar temperatura por las diferencias internas sobre la protesta convocada para el 22, el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, compartió un panel con el triunviro de la CGT Juan Carlos Schmid y el diputado nacional Facundo Moyano. Triaca protagonizó un cruce con Moyano, quien le pidió precisiones por la reforma laboral. Sin brindar mayores detalles, el ministro de Trabajo aseguró que el Gobierno buscará una reforma laboral “por consenso” y negó que existan “contrapuntos” para avanzar en la legislación.

En una actividad organizada por la Universidad Torcuato Di Tella, los participantes disertaron sobre “robotización y el futuro del empleo”. Durante el encuentro, del que también participaron los economistas Eduardo Levy Yeyati y Juan José Cruces, docentes de la universidad, la reforma laboral captó buena parte de la atención.

Fue Moyano quien, cuando promediaba la charla, le preguntó a Triaca: “Después de comentarios del Presidente, podemos tener como conclusión que el Gobierno entiende que la flexibilización laboral es el camino para la competitividad, como sucedió en Brasil. ¿Ven que ese es el camino?”, le espetó el ex titular del sindicato de peajes al ministro.

Apenas unos minutos antes, Schmid había reclamado que en la discusión por la introducción de la tecnología en el trabajo “tiene que intervenir fuertemente la política, porque no todos encuentran su lugar en el mercado de trabajo”.

Triaca recogió el guante. Y sin referirse concretamente a los lineamientos que guiarán los cambios en la legislación, aseguró: “La Argentina necesita construir consenso para poder avanzar en las demandas que tiene la sociedad. Tiene que ser empujado por todos para generar oportunidades a los que más lo necesitan”.

Luego de repasar las estadísticas de la informalidad, desocupación y los altos índices de pobreza, Triaca apuntó que “tenemos que discutir el blanqueo de los trabajadores, la capacitación y un sistema de pasantías con la vinculación de los sindicatos, las empresas y ámbitos formativos”.

Durante la exposición, el ministro de Trabajo había repasado una extensa lista de oficios que caducaron o están “en decadencia” en el siglo XXI. Y luego pasó a otra imagen en la que mostró la creación de “nuevos oficios”, vinculados a la tecnología.

“Si uno mira los convenios colectivos de trabajo de cada actividad, hay muchas tareas que ya no se realizan”, consideró Triaca, y deslizó la necesidad de revisar los acuerdos laborales. Sería ése uno de los ejes de la reforma laboral después de octubre, además de un “blanqueo laboral” y la reducción de las cargas patronales.

Por último, el ministro insistió en que “Brasil no va a ser un espejo” para la legislación argentina. Y evitó fijar el marco temporal en el que se dará la discusión.

Respecto de la movilización pautada por la CGT para el 22 de agosto, que se volverá a tratar hoy (ver aparte), Schmid ratificó su vigencia.

¿Está al tanto de que hay sectores que pretenden bajar la movilización?, le consultó LA NACION. “Esto surgió de un plenario donde todo el mundo estaba de acuerdo. Los que pretenden desconocer eso están violando su propia palabra”, insistió el jefe de Dragado y Balizamiento.

fuente LA NACION

Comments

comments