El ex dueño del diario Tiempo Argentino y Radio América, Mariano Martínez Rojas, reveló esta noche que, además de la primera línea política del gobierno de Cristina Kirchner, la esposa del ex secretario de Comercio, Guillermo Moreno, la escribana Marta Cascales, tenía un rol fundamental en las maniobras de lavado de dinero que se realizaban mediante operaciones aduaneras: “La que cobraba era la esposa, la recaudadora. Moreno no te tocaba una moneda”, afirmó.

El empresario de espectáculos devenido en dueño de medios concedió hoy una entrevista a Nicolás Wiñazki para el canal Todo Noticias -en un lugar no informado de Estados Unidos- y allí reveló que tiene “miedo” de lo que puede pasarle a su familia, como así teme que “lo maten”, tras la orden de detención nacional e internacional que firmó el juez en lo penal económico porteño, Gustavo Meirovich, acusado de maniobras de lavado de dinero de 300 millones de dólares. “El juez dictó una sentencia de muerte”, indicó.

Tal como había revelado Clarín, Martínez Rojas ratificó las vinculaciones de hombres clave del kirchnerismo con la denominada “mafia de los contenedores” y resaltó que la ex presidenta Cristina Kirchner conocía “todos los detalles” de las maniobras de adquisición de dólares a precio oficial mediante importaciones en la Aduana.

Mencionó al ex jefe de la AFIP, Ricardo Echegaray, al gobernador de Formosa, Gildo Insfrán, a empleados de Daniel Scioli, funcionarios aduaneros, y a Sung Ku Hwang, el oscuro personaje conocido como “Mr. Korea”, sindicado como jefe de la asociación ilícita creada para fugar más de 300 millones de dólares. “La mitad del Poder Judicial también está involucrado, porque las cosas se hacían con las firmas de jueces y en Argentina no se hace nada sin plata”, consignó.

El empresario de espectáculos -que le compró a Sergio Szpolski el diario y la radio que eran parte central del dispositivo de medios montado por el kirchnerismo- entrevistado por TN Central, Martínez Rojas dio su versión de cómo era la operatoria, pero lo más destacado fue la mencionó del matrimonio Cascales-Moreno.

“La que cobraba era la esposa de Moreno, era la recaudadora. Guillermo Moreno no tocaba una moneda”, afirmó en diálogo con Wiñazki. “No tuve el disgusto de conocer a la señora Cristina, pero ella estaba al tanto de cada detalle. Yo hablaba con gente que se relacionaba directamente con ella”, consideró.

Las personas que recogían la plata para Formosa era gente del Senado, diputados y senadores con su propia custodia, la llevaban en efectivo, el dinero”

El pedido de detención y su permanencia en Estados Unidos

“No estoy prófugo, vine a vivir a los Estados Unidos hace ocho meses y desde ese momento voy y vengo. Este es show mediático que me pone en una posición de riesgo”, comenzó el empresario dueño de una productora de espectactáculo en Corrientes y que después saltó a los medios con la adquisición de los medios K.

Siguió: “Yo no tomaba decisiones, yo hacía lobby y cobraba por hacer lobby. Se abren empresas fantasmas, en el sentido irrisorio. Son empresas constituidas por gente insolvente. Presentan toda la documentación (así estaban en la Aduana y en la AFIP) para poder importar realmente los contendedores”.

Y añadió: “Todo ese armado se presentaba en los bancos para poder pagar esos contendedores; a través de divisas se giraba al exterior a dólar oficial. Calculá la diferencia cambiaria con la que jugaban. Los tipos se llevaban un 100% diario”.

Según se informó en TN, la Justicia sospecha que compraban dólares a precio oficial para importaciones que no se hacían y luego giraban las divisas al extranjero.

Mientras tanto, Szpolski

Mientras todo esto ocurre, Sergio Spolski se encuentra lo más tranquilo esquiando en San Martín de los Andes. ¿Qué relación tiene el inefable empresario con esta historia? Spolszki fue el cerebro del entramado del mayor multimedios kichneristas, cobrando 800 millones de pesos en pauta oficial, con porcentajes que no tenían relación a sus audiencias.

Pero antes aún de la toma de poder por parte de Mauricio Macri, su Grupo 23 dejó de pagar salarios. Luego anunció la venta de dos de sus medios más importantes, el diario Tiempo Argentino y Radio América, a Martínez Rojas. Lo hizo sin la autorización de su socio, Matías Garfunkel, quien le inició juicio por estafa. Pero como todos los medios estaban registrados a nombre de testaferros, pudo concretar esa operación sin inconvenientes.

Desde que se hizo cargo de los medios K, en enero de 2016, Martínez Rojas tampoco pagó los sueldos ni los aportes de la seguridad social de sus empleados. En mayo de ese año, tomó por la fuerza la planta transmisora de Radio América, que estaba en manos de los empleados. Tres semanas después, comandó un grupo de choque de unas 20 personas que desalojó a los empleados que tomaban el edificio donde funcionaban la redacción de Tiempo Argentino y los estudios de América, provocando gravísimos destrozos en su interior.

En esa causa están imputados Martínez Rojas y los integrantes de su patota, a quienes la fiscal acusó de los delitos de “usurpación y daños”.

A los pocos días, el Ente Nacional de Comunicaciones intervino Radio América. Además, el organismo que conduce Miguel de Godoy presentó una denuncia penal contra el ex titular de AFSCA, Martín Sabbatella, por complicidad con Szpolski en el vaciamiento de la radio, ya que nunca la controló porque compartían el mismo espacio político en el Frente para la Victoria.

Nada le genera preocupación a Szpolski, que esquía tranquilo en San Martín de los Andes.

fuente CLARIN

Comments

comments