CÓRDOBA. Los ministros de Economía de las provincias con cajas previsionales no transferidas se reunieron ayer con funcionarios del Ministerio del Interior para analizar cómo seguirá el financiamiento del rojo de esos organismos. Desde la Casa Rosada piden más velocidad en la adecuación de los regímenes a los criterios acordados con la Nación, porque de lo contrario podrían dejar de girar los fondos.

Para este año hay presupuestados $ 14.000 millones (que no alcanzarían), de los que ya se transfirieron poco más de la mitad.

Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos, Chaco, Santa Cruz, Neuquén, Corrientes, La Pampa, Formosa, Misiones y Tierra del Fuego son los distritos que mantienen sus propios regímenes previsionales. La Nación -cuando se aprobó el blanqueo de capitales- se comprometió a financiar el rojo de esos sistemas y la Anses fijó una serie de parámetros que deben cumplir. El proceso debe finalizar en 2020.

Más allá de los tiempos de la armonización -que se podrían encauzar a través del diálogo político-, los ministros reclamaron que la Nación apure los cálculos de déficit para fijar las transferencias, ya que todo lo que gira hasta ahora es “a cuenta”.

Los funcionarios insisten en que necesitan los datos para determinar el déficit de cada sistema y que ese avance es muy heterogéneo. Córdoba, por caso, ya envió todos los datos; reclama $7000 millones para este año.

Las tensiones comenzaron hace unos meses, cuando desde la gerencia financiera de la Anses comunicaron verbalmente a las cajas que si hasta fines de este mes no terminaban de enviar una serie de datos sobre sus padrones se cortaría el giro de dinero.

“El proceso está avanzado, pero involucra información histórica y es complejo; hay disparidad en el envío. Está flotando la advertencia de frenar las transferencias y eso nos preocupa porque son recursos ya incorporados en los cálculos de este año”, dijo a LA NACION Daniel Elías, presidente del Consejo Federal de Previsión Social y de la Caja de Entre Ríos.

Los parámetros que estableció la Anses para la armonización de sistemas son seis en tres etapas. Hasta ahora sólo los sistemas de Córdoba, La Pampa y Misiones avanzaron con la armonización de cuatro de las condiciones exigidas y están en la etapa dos. Santa Fe cumplió con dos de los parámetros; Buenos Aires y Santa Cruz no avanzaron en ninguna y el resto, en una.

El compromiso de la Nación es financiar el rojo corriente, pero sin contar aumentos derivados de políticas salariales no remunerativas, beneficios acordados con menores requisitos que los establecidos por la Nación, o gastos generados por jubilaciones anticipadas o retiros voluntarios.

fuente LA NACION

Comments

comments