El técnico informático Diego Lagomarsino, que se desempeñó como colaborador del fallecido fiscal de la UFI-AMIA Alberto Nisman, presentó ayer su informe pericial sobre la muerte del funcionario judicial, en el que dejó constancia que, a su criterio, fue un suicidio. De esta manera, se diferenció de las conclusiones del informe oficial de la Gendarmería Nacional.

El trabajo elaborado por los expertos que asesoran a Lagomarsino consta de unas 100 páginas y replica el informe de la Gendarmería, que llegó a la conclusión, la semana pasada, de que el deceso de Nisman fue producto de un asesinato cometido por dos personas.

Lagomarsino fue colaborador de Nisman y quedó involucrado en la trama por haberle prestado el arma de la cual salió la bala que impactó en su cabeza y le provocó la muerte. En todo momento, el técnico informático clamó su inocencia, pero quedó imputado justamente por el hecho de haberle facilitado el arma calibre 22.

El dictamen pericial de parte de Lagomarsino, que reprodujo anoche la agencia DyN, era el único que faltaba anexar al informe de la junta interdisciplinaria, que fue entregado al fiscal federal Eduardo Taiano, quien, junto con el juez Julián Ercolini, tiene ahora en sus manos la decisión sobre los pasos a seguir en el expediente que debe dilucidar si la muerte de Nisman fue un suicidio o un homicidio.

El peritaje de la Gendarmería sostiene que a Nisman lo mataron dos personas, quienes lo golpearon y lo redujeron, haciéndole ingerir ketamina, para luego una de ellas dispararle. Del informe oficial participaron 24 expertos de la Gendarmería Nacional. El trabajo se apoyó en los peritos de parte de la familia de Nisman y fue rechazado por los de Lagomarsino.

Las conclusiones de esta junta interdisciplinaria de expertos se contraponen con las de otros dos estudios oficiales que ya constan en el expediente: por un lado, una junta médica que reunió a 13 expertos de la Corte Suprema de Justicia, presidida por el decano del Cuerpo Médico Forense, Roberto Godoy, concluyó que no se trataba de un homicidio. Por otro, un informe criminalístico oficial realizado por cuatro expertos de la Policía Federal determinó que se había tratado de un suicidio.

Timerman

La defensa del ex canciller Héctor Timerman solicitó ayer el apartamiento del juez Claudio Bonadio del caso y pidió que sea Rodolfo Canicoba Corral el magistrado que tome la investigación, por considerar que es quien más conoce sobre el tema y quien lleva la causa principal.

“Es el que en mejores condiciones se encuentra de evaluar el conjunto de la prueba y determinar si ha habido algún obstáculo al desarrollo de su actuación”, se expresó en el escrito presentado por la defensa, que consta de más de 100 páginas, redactadas por los abogados Alejandro Rúa y Graciana Peñafort. Se defienden además las acusaciones contra el ex funcionario, entre ellas, el punto crítico de las alertas rojas, y se remarca el conocimiento de Nisman sobre la política exterior que se llevó adelante con Irán. “El fiscal Nisman también sabía todo esto”, se apunta, luego de puntualizar las negociaciones que se llevaron adelante por el memorándum.

fuente LA NACION

Comments

comments