Una tenso clima se desarrolla esta noche en la protesta que trabajadores del Ingenio Ledesma llevan a cabo sobre la Ruta Nacional N°34 en el acceso norte a la ciudad de Libertador.

La Policía intentó desalojar a los manifestantes más temprano pero el párroco de la iglesia de Nuestra Señora del Rosario, Ernesto Vilte, intervino en la protesta y dialogó con los efectivos de la policía para que los manifestantes no fueran reprimidos. “Hasta los vecinos están tensos. No es simplemente largar una orden de represión, que solucionamos asi?”, expresó.

Vale destacar que el reclamo de los trabajadores, representados por el Sindicato de Empleados y Obreros Azucareros del Ingenio Ledesma, se realiza en pedido del aumento salarial a un piso de “$21.900 como los trabajadores de San Isidro”, expresó el abogado del Ingenio Enrique Whasneider.

4 efectivos policiales resultaron seriamente heridos luego de ser agredidos con elementos contundentes por trabajadores del Ingenio Ledesma, cuando autoridades intentaban mediar para despejar ordenadamente la Ruta Nacional Nº34 y dar cumplimiento a la orden emanada de la Justicia Federal.

En horas de la tarde, SOEAIL implementó un corte total de la Ruta 34, a la altura del río San Lorenzo, impidiendo el paso hacia la zona norte de Salta. Frente a este escenario, autoridades policiales formularon las consultas de rigor ante el fiscal federal Federico Zurueta, quien a su vez efectuó las imputaciones correspondientes y solicitó al juez federal Mariano Wenceslao Cardozo la orden para proceder a la liberación de la ruta.

Con la orden respectiva, minutos antes de las 18:00 se estableció presencia policial en el puente que atraviesa el río San Lorenzo en Libertador General San Martín para dar curso a las intimaciones y entablar conversaciones con referentes gremiales, a fin de evitar el desalojo compulsivo. La Policía, en primera instancia, intentó llevar adelante las medidas de notificación e intimación, las cuales no se pudieron cumplir, aún con la mediación del padre Ernesto Vilte.

Ante esta situación, se procedió a la notificación legal de la intimación al asesor del sindicato azucarero, Enrique Waschneider. Sin embargo, se hizo caso omiso a la intimación. Fue entonces cuando se dispuso el avance de un grupo de Infantería munido solamente de escudos para neutralizar agresiones y despojados de armas de autoprotección.

 

 

Comments

comments