Los bienes de Cristina Kirchner están otra vez bajo análisis de la Justicia. La ex presidenta ya fue sobreseída tres veces por el delito de enriquecimiento ilícito, en distintos períodos, de 1994 a 2008. Ahora, el fiscal federal Gerardo Pollicita y su equipo examinaron sus declaraciones juradas de bienes entre 2009 y 2015 y detectaron inconsistencias, que analizan para determinar si constituyen delitos.

Este trabajo del equipo de la fiscalía, contenido en siete carillas con cuadros de Excel, al que tuvo acceso LA NACION, analiza la evolución de las propiedades declaradas por la ex presidenta, los ingresos por la venta de inmuebles, los depósitos a plazo fijo y las participaciones accionarias en Los Sauces, Comasa, Hotesur y El Chapel. También, examina sus ingresos, sus deudas, sus acreeencias y sus dos camionetas Honda CRV 2007 y 2008, que ya fueron declaradas.

El grupo de analistas de la fiscalía de Pollicita detectó las siguientes inconsistencias: algunos bienes son declarados como de Néstor Kirchner, en ciertos casos se informa el monto de adquisición y en otros no, los bienes de Néstor Kirchner se declaran como herencia y se divide en dos el valor fiscal.

El equipo realizó un análisis detallado de cada uno de los plazos fijos y cómo aparecen declarados como herencia desde 2011. Los correspondientes a 5,3 millones de dólares de 2008 van disminuyendo año a año hasta que el depositado en dólares, de Néstor Kirchner, fue cobrado en el Banco de Santa Cruz el 7 de junio de 2012, se retiraron 3.213.728 pesos, el resto fue transferido al Banco Nación y al día siguiente, 8 de junio de 2012, se pesificó y se acreditaron en caja de ahorro $ 14.394.240.

En cuanto a las acciones de empresas, es sugestivo para los analistas que pese a tener la misma participación en 2008 entre los dos integrantes del matrimonio, difiera el monto de dinero correspondiente a la tenencia accionaria. También les llama la atención el cambio de cotización de las acciones de Hotesur, Comasa y Los Sauces y la alternancia en declarar a veces sí, a veces no, la participación accionaria en Los Sauces. No se declaran los ingresos por plazos fijos entre 2012 y 2015.

Estas observaciones serán enviadas por Pollicita a un equipo de la AFIP que ya trabajó para el juez Claudio Bonadio en analizar si hubo evasión en el caso Los Sauces. Esos sabuesos dijeron, tras analizar las declaraciones de Ganancias y de Bienes Personales de la ex presidenta, que omitió ingresos por $ 2,5 millones y una deuda fiscal de $ 700.000.

Cristina Fernández y su esposo, Néstor Kirchner, fueron investigados y sobreseídos por los jueces Julián Ercolini, Rodolfo Canicoba Corral y Norberto Oyarbide. Los fiscales no apelaron. Eso ya es cosa juzgada, no se puede volver a investigar penalmente la evolución patrimonial en ese período, excepto que se pruebe que el sobreseimiento fue fraudulento.

Ahora, si las inconsistencias de los informes que realizó el equipo de Pollicita más el análisis que pidió realizar a la AFIP adquirieran suficiente entidad como para que constituyan delitos, se abriría una nueva causa, pero para investigar el patrimonio de la ex presidenta entre 2009-2015, un período que hasta ahora no fue alcanzado por ningún sobreseimiento. Pollicita -si correspondiera- se lo pediría al juez Julián Ercolini. Esto es así porque la denuncia original de esta causa es de Margarita Stolbizer y se tramita en su juzgado. Ese expediente estuvo hasta febrero de 2016 en manos del juez Daniel Rafecas, que se declaró incompetente y envió todo a Ercolini porque los hechos se vinculaban con la denuncia de 2008 de Elisa Carrió contra Néstor Kirchner, funcionarios y empresarios por supuesta asociación ilícita.

Aunque se declaró incompetente, Rafecas identificó tres hechos:

El caso Hotesur, por el que Cristina Kirchner será indagada el 9 de noviembre por Ercolini. Se sospecha que alquiló habitaciones en su hotel a Lázaro Báez en concepto de supuestos retornos por beneficiarlo con obras.

El alquiler a tripulaciones de la estatal Aerolíneas Argentinas de habitaciones en su hotel, mientras ella era presidenta

Las inconsistencias en sus declaraciones juradas de bienes entre 2011 y 2013.

Pollicita tomó este último objeto y lo amplió a las declaraciones entre 2009 y 2015.

Cristina Kirchner declaró durante 2015, su último año en el poder, un patrimonio de $ 77 millones. Sus bienes se valorizaron en $ 12 millones, un 20 por ciento más que en 2014. Algunos entraron en la sucesión de Néstor Kirchner y fueron donados por la ex presidenta a sus hijos, Máximo y Florencia.

Todos esos bienes están inhibidos por orden de los jueces Ercolini y Bonadio. El fiscal Pollicita pidió además que se afecten a este embargo por 10.000 millones de pesos dispuesto en el caso de las irregularidades en la obras santacruceña estos bienes de la ex presidenta y sus hijos: un lote en El Calafate, tres cajas de ahorro del Banco Galicia, 25 propiedades, acciones en las empresas Hotesur, Los Sauces y Comasa, la camioneta Honda CRV y dinero en efectivo.

Entre las 25 propiedades están la casa de El Calafate donde murió Néstor Kirchner, en 2010; los departamentos de la calle Juncal 1409/11 y Juncal 2164; casas, lotes y departamentos en Santa Cruz, y los US$ 5.696.144 y $ 53.2800 de las cajas de seguridad de Florencia Kirchner en el Banco de Galicia.

La semana que viene, de regreso a tribunales

El presunto encubrimiento de los iraníes que estuvieron involucrados en el atentado contra la AMIA es la causa judicial más próxima que tendrá que enfrentar la ex presidenta Cristina Kirchner en los tribunales.

La candidata a senadora deberá prestar declaración indagatoria ante el juez federal Claudio Bonadio el 26 de octubre, a la mañana, cuatro días después de las elecciones legislativas.

Cristina Kirchner integra la lista de varios ex funcionarios y dirigentes kirchneristas convocados por el juez por la misma causa.

El líder piquetero Luis D’Elía será el primero en declarar, este jueves.

Según constitucionalistas, el día de la indagatoria Cristina declararía con fueros, en caso de que se repitieran los resultados de las elecciones primarias, según los cuales obtendría una banca en el Senado.

En tanto, la ex mandataria también deberá declarar el 9 de noviembre por el caso Hotesur.

fuente LA NACION

Comments

comments