o subió con el equipo. Esta vez se reservó el escenario para él solo. Es que el triunfo de ayer era muy esperado. Fundamental para los planes que se trazó el presidente Mauricio Macri para los últimos dos años de mandato.
Fue un discurso con la mirada puesta en el futuro. El triunfo consolidó su fortaleza, que tendrá su primera prueba esta semana: Macri convocará el viernes próximo a los gobernadores para dejar atrás las peleas, pero principalmente para hablar del futuro.

“La etapa más difícil ya pasó. Estamos creciendo con transparencia, equidad y trabajo en equipo”, lanzó el jefe del Estado.
En poco más de 10 minutos, el Presidente también aprovechó para mandar un mensaje para los suyos. “Somos la generación que está cambiando la historia. ¿Escucharon bien? ¡Somos la generación que está cambiando la historia!”, arengó desde Costa Salguero, con tono eufórico.

“Todos sabemos que gastamos demasiado tiempo y energía en la confrontación, pero cambiamos, ahora queremos entendernos. Hoy ganó el diálogo”, sostuvo Macri, que tuvo un domingo especial.

La rutina, cábalas para algunos, se respetan en el mundo de Macri. Almorzó en la quinta Los Abrojos con su esposa, Juliana Awada , y sus hijos. A diferencia de otras oportunidades, sólo otras dos personas tuvieron el honor de compartir ese momento de extrema intimidad: la vicepresidenta, Gabriela Michetti , y al asesor presidencial, José Torello. Elisa Carrió llegó para el café. Al mediodía, en la ciudad de Buenos Aires, el jefe del Estado votó.

“Está tranquilo, pensando en lo que viene”, dijo un hombre que lo conoce hace varias décadas.

En eso quiere poner su energía ahora el Presidente. Lo primero será convocar a los gobernadores. La reunión del viernes sería en la quinta presidencial de Olivos. Con la elección atrás, Macri buscará repetir la fotografía de diciembre de 2015. El objetivo es hablar cara a cara. “Les hablará de sus planes y quiere escucharlos”, anticiparon cerca del Presidente. Uno de los temas centrales será el tratamiento del presupuesto 2018 y el reparto de los fondos con las provincias.

Macri quiere avanzar cuanto antes en varios frentes. Con los mandatarios provinciales hablará sobre una nueva ley de coparticipación y la reforma tributaria y fiscal, en la que ya trabaja el Gobierno. Pero ésta no será la única reunión. Ya hay un listado que también incluye a los distintos presidentes de bloques legislativos y también está previsto un encuentro con los gremios de la CGT. En este último caso, para tratar de definir los detalles del blanqueo laboral y comenzar la discusión sobre una amplia reforma laboral, que como ya se anticipó será sector por sector.

Macri mantuvo durante su discurso un tono triunfalista. “Hoy ganó la certeza de que podemos cambiar la historia para siempre. Tenemos que tirar todos del carro, ponernos la misma camiseta y dar lo mejor de cada uno”, enfatizó el Presidente, luego del triunfo de Cambiemos en la mayor parte de los distritos del país.

El jefe del Estado esperó hasta las 23.40. Quería escuchar primero a la ex presidenta Cristina Kirchner . Pero lejos de hacer un discurso confrontativo, pidió dejar atrás las diferencias. Hoy, en la conferencia de prensa que dará a las 9 de la mañana en la Casa Rosada, hablará sobre su futuro con el resto de las fuerzas políticas. Incluido el kirchnerismo.

“A aquellos que votaron por otra fuerza respetamos sus ideas, siempre los vamos a escuchar y tenemos una puerta abierta para que traigan sus propuestas. Eso es democracia”, dijo el Presidente, como un guiño a todo el arco opositor.

fuente LA NACION

Comments

comments