MAR DEL PLATA (De nuestro corresponsal).- Con condiciones hidrometeorológicas que esta semana otra vez comienzan a complicarse, el operativo de búsqueda del submarino ARA San Juan sumó ayer un quinto contacto, en este caso a 950 metros de profundidad, que se evaluará en las próximas horas para determinar si se trata del buque al que se le perdió el rastro el pasado 15 de noviembre, cuando con 44 tripulantes a bordo navegaba mar adentro, a la altura del golfo San Jorge, en ruta desde Ushuaia hacia Mar del Plata.

El vocero de la Armada Argentina, capitán de navío Enrique Balbi, confirmó que el buque Skandi Patagonia advirtió un “contacto metálico” en la misma zona que poco antes se había marcado desde el aviso chileno Cabo de Hornos. “Se sigue investigando ese punto, para ir descartando uno a uno y que no quede nada librado al azar”, señaló.

Confirmó además que anteanoche, con el aporte del vehículo robotizado Panther Plus aportado por el gobierno ruso y meteorología favorable, se verificó a 700 metros de profundidad otra presencia detectada por el Atlantis, un buque oceanográfico de Estados Unidos. El resultado fue negativo, pero anticipó Balbi que se volverá a relevar ese punto para descartar dudas.

Esta serie de hallazgos y comprobaciones había comenzado con un aporte del equipo de especialistas del buque de investigación argentino Víctor Angelescu, que el jueves último detectó a 476 metros de profundidad un presunto casco con medidas muy parecidas a las del ARA San Juan. También con el robot Panther Plus se pudo confirmar anteayer que se trataba de un pesquero hundido.

Otros dos puntos, siempre dentro del radio de posible trayectoria del submarino argentino, serán evaluados con similar metodología en el transcurso de esta semana. Durante una nueva conferencia de prensa -la próxima será hoy, a las 12- Balbi detalló que en la zona de operaciones permanecen los buques Puerto Deseado, Austral, Islas Malvinas, Cabo de Hornos, La Argentina y Patagonia, este último, de apoyo logístico.

Anunció además el regreso al país de una comitiva que viajó a Alemania para reunirse con directivos de Thyssen, armadora del submarino. Trajo nueva información de diseño y construcción que se aportará a la jueza federal Marta Yáñez, que investiga este caso.

Ayer, el vocero se vio sorprendido por Luis Antonio Niz, padre de Luis, uno de los 44 tripulantes del submarino ARA San Juan. Sentado a la par de periodista, el hombre tomó el micrófono: “Soy el padre, esperaba un llamado de la Armada”, recriminó. Balbi se comprometió a atender el caso. “Si hubo un error, en nombre de la Armada le pido disculpas”, respondió.

fuente LA NACION

Comments

comments