El juez federal Claudio Bonadio se negó ayer a concederle al ex canciller Héctor Timerman la excarcelación que había solicitado por su estado de salud.

Por su enfermedad, Timerman no fue trasladado a un penal, sino que cumple prisión domiciliaria desde el viernes pasado. Lo ordenó Bonadio en la causa por presunta traición a la patria y encubrimiento del atentado a la AMIA en la que también pidió la detención de la ex presidenta Cristina Kirchner.

Timerman había sostenido que por los tratamientos que debe enfrentar necesitaba que le levantaran la prisión, pero Bonadio no accedió. Según el juez, sus problemas no son un impedimento para la prisión domiciliaria.

Bonadio sostuvo que Timerman iba a poder salir a hacerse los controles y tratamientos, previa autorización del juzgado, y le pidió que semanalmente presentara un cronograma con las visitas médicas que tenía programadas.

También, en contra de la excarcelación, se había pronunciado el fiscal del caso, Eduardo Taiano, que anteayer había dictaminado que no correspondía levantarle la prisión domiciliaria, pero le pidió al juez que tomara “los recaudos necesarios” para garantizarle a Timerman el tratamiento indicado “tanto dentro como fuera del país”.

fuente LA NACION

Comments

comments