Fue el debate más caliente y escandaloso en Diputados en toda la era Macri. En un plenario de comisiones que incluyó gritos, insultos y agresiones, con jubilados y militantes sindicales que fueron a manifestarse contra el proyecto, Cambiemos se alzó finalmente con el dictamen de mayoría de la reforma previsional, que cambia la fórmula de cálculo de incremento de los haberes con un “ahorro” para la ANSeS de entre 80 y 100 mil millones de pesos. “Plata que se le saca del bolsillo a los jubilados”, según denuncia la oposición que rechaza la iniciativa.

La polémica reforma tuvo media sanción del Senado el 29 de noviembre, y ahora quedó en condiciones de ser tratada en el recinto de Diputados y convertida en ley. ¿Cuándo? Sería en el marco de las megasesiones previstas para la semana que viene, 19 y 20 de diciembre; pero el oficialismo, si garantiza los votos en negociaciones que habría hoy, buscará llevar el tema al recinto este mismo jueves.

En el plenario de las comisiones de Previsión, y de Presupuesto, el dictamen de mayoría sobre 80 integrantes obtenía hasta anoche 40 firmas. A las de Cambiemos, más el apoyo de Norma Abdala de Matarazzo (Frente Cívico por Santiago) y cuatro diputados que integran el flamante interbloque Argentina Federal, del peronismo no kirchnerista que responde mayoritariamente a los gobernadores: el tucumano José Orellana; el misionero Jorge Franco; los cordobeses Martín Llaryora y Paulo Cassinerio; y el chaqueño Juan Mosqueda, vice 1° de Previsión e integrante del bloque Justicialista (BJ).

¿Sale la reforma? Sólo se si traducen las firmas del dictamen a las bancadas, el proyecto tendría garantizados 127 votos, a dos del quórum de 129. Cambiemos confía en reunir un piso de 140 votos, sumando la mayoría del BJ, que preside el salteño Pablo Kosiner y con 19 diputados es la columna vertebral de Argentina Federal. Salvo el chaqueño Mosqueda, ninguno estuvo en el plenario. Pasaron horas reunidos a puertas cerradas en el despacho de Kosiner en el tercer piso del Congreso, definiendo una posición que sin embargo, parece casi cantada. En ese bloque hay salteños, riojanos, pampeanos, que responden a sus gobernadores y pese a las críticas a la reforma terminarían acompañando, como pasó en el Senado con el peronismo no K, en función de que es parte de un acuerdo global entre el Gobierno central y casi todos los gobernadores, que incluye el Consenso Fiscal; la Responsabilidad Fiscal; y la “solución política” al Fondo del Conurbano sin afectar la coparticipación a las provincias, un asunto que era el terror de los gobernadores. Además, se argumenta que no es “sostenible” el sistema previsional en las actuales condiciones.

“Si Kosiner termina garantizando un número, podemos ir al recinto este jueves”, confió a Clarín una fuente oficial. Pero en el BJ ayer facturaban al macrismo “falta de muñeca política”, de defensa “de su propio proyecto” y hasta que en la Legislatura salteña, Cambiemos votó con los K contra la reforma fiscal del gobernador Juan Manuel Urtubey.

El Gobierno buscó darle volumen a la defensa de la reforma. Del debate en comisiones -presidido por el flamante titular de Previsión, el macrista Eduardo Amadeo- participaron los ministros Jorge Triaca, Nicolás Dujovne y el director de la ANSeS, Emilio Basavilbaso, aunque sus explicaciones quedaron opacadas por los ribetes escandalosos de la reunión. Ante las disidencias internas en Cambiemos, que irradian dudas a las otras bancadas, Elisa Carrió hizo anoche un tuit de respaldo al proyecto: “La ley es absolutamente beneficiosa, hay un pequeño problema que se puede subsanar el año que viene”.

El kirchnerismo, el massismo y la izquierda rechazaron fuertemente el proyecto, en un debate que se extendió hasta pasadas las nueve de la noche. “Perjudica a los jubilados”, sostuvo el jefe de la bancada del FpV, Agustín Rossi. “La nueva fórmula va a la baja de los jubilados y la seguridad social, perjudica a 16 millones de personas”, sostuvo el kirchnerista José Luis Gioja. La massista Mirta Tundis -desplazada de la presidencia de Previsión- advirtió que la reforma es “ilegal” y que “hay 5 millones de jubilados pobres, y los que se jubilen lo harán con el 40%, como pidió el Fondo Monetario Internacional”.

fuente CLARIN

Comments

comments