Cuando estaban a punto de sucumbir y temían que iban a ser intervenidos por la Justicia, Ignacio Rosner, el empresario que sucedió a Cristóbal López al frente de su imperio, celebró dos noticias de última hora de los tribunales que les devolvieron las esperanzas de controlar las empresas y hacerlas producir.

Por un lado, la Cámara Comercial abrió el concurso preventivo de acreedores de Oil Combustibles, la empresa que era de Cristóbal López, que está preso por evadir 8000 millones de pesos en impuesto a los combustibles.

Y, por otro lado, el juez federal Julián Ercolini, que encarceló a López, encargó investigar a Rosner, analizar si es solvente, de quién es el dinero con que cuenta y pronunciarse sobre la viabilidad del plan de salvataje que presentó para resucitar las empresas, pagar las deudas fiscales y conservar las fuentes de trabajo de todas las compañías, pagando los sueldos.

Rosner, que lidera el llamado Grupo Ceibo y que compró a López sus empresas endeudadas por la simbólica suma de 100 pesos, ya daba por hecho que antes de la feria la Justicia iba a intervenir su empresa. Pero nada de eso ocurrió. La Cámara de Apelaciones en lo Comercial ordenó la apertura del concurso preventivo de Oil Combustibles. La decisión fue adoptada por la Sala D de la cámara que revocó un fallo del juez Hugo Vitale, que había denegado la apertura del concurso y le ordenó que lo abra. Los camaristas Pablo Heredia, Gerardo Vassallo y Juan Garibotto entendieron que existe una situación de cesación de pagos por parte de la empresa.

La decisión de la Cámara Comercial fue bien recibida por los nuevos administradores del Grupo Indalo, que consideran que el concurso es un paso necesario para comenzar a reestructurar el grupo.

Rosner celebró antes del 1º de enero. Con la llegada del concurso de acreedores, dejan de correr los intereses para las deudas contraídas por el grupo desde el momento de la apertura, y además los nuevos dueños pueden hacer una oferta económica a los acreedores para pagar todas las deudas.

Paralelamente, Rosner recibió otra buena nueva de Ercolini. El juez les ordenó a los veedores judiciales que están en el interior de Oil Combustibles y que son los ojos del juzgado en la administración que analicen el plan de pagos que presentó y si es viable.

Al contestar un nuevo pedido de Cristóbal López para levantar la inhibición general de bienes y permitir que se concrete la venta, el juez pidió a sus veedores que analicen a quién pertenece el grupo Op Investments, ahora Ceibo. Quiere saber los antecedentes de sus controlantes, Rosner y Santiago Dellatorre, en materia de operaciones de reestructuración financiera, quiere que le expliquen en qué consiste el contrato de compraventa que firmaron López, Fabián de Sousa, Nitzon Holdings, Emiliano López y Fideicomiso CML y el plan de inversión que instrumentarían.

Quiere saber quién le va a pagar a la AFIP lo que se le debe, cómo se le va a pagar, en cuánto tiempo y qué garantías se ofrecen.

Por eso les pidió a los veedores que se reúnan con Rosner y le pidan la documentación que necesiten.

Se abrió una luz de esperanza para los nuevos dueños y los 4000 trabajadores que dependen de las empresas del grupo.

fuente LA NACION

Comments

comments