CÓRDOBA.- Con 354 contratos no renovados al inicio de este año, Fabricaciones Militares (FM) es el organismo del Estado con más ajuste de personal hasta el momento. Entre las unidades productivas y la sede administrativa, al 31 de diciembre, FM empleaba a 2050 personas, de las que el 85% (1674) eran contratadas.

A pesar de los despidos, el interventor de FM, Luis Riva, negó a LA NACION que haya “un plan para desactivar ni vaciar las unidades”, como señalan desde los sectores gremiales. Afirmó, en cambio, que se están “rediseñando” los esquemas de producción y, en esa línea, admitió que en alrededor de un mes se resolverá la continuidad de la fábrica de Azul, cuya actividad sería asumida por la de Villa María, que tiene una estructura melliza.

Desde inicios de diciembre hay asambleas y estado de movilización en todas las unidades productivas (Villa María y Río Tercero, en Córdoba; Fray Luis Beltrán, en Santa Fe, y Azul, en Buenos Aires), porque Riva les anticipó que habría un achicamiento de la estructura ya que era “insostenible” que de “cada tres pesos que se venden se recupera uno”.

Los trabajadores de Azul cortaron ayer la ruta 3 y denunciaron 268 despidos. “La fábrica de explosivos es una de las mejores de América latina. La decisión de cerrarla se fundamenta en bajar el déficit, cuando el real motivo es que la fábrica cuenta con 1200 hectáreas productivas en una de las mejores zonas y la Sociedad Rural de Azul está interesada en explotarlas y opera en complicidad con el Gobierno”, denunciaron.

Riva señaló que FM es la tercera empresa del Estado que más subsidios recibe. En 2017 fueron $ 2400 millones (los ferrocarriles -incluyendo la operadora y la administradora de la infraestructura- recibieron casi $ 7000 millones y a Nucleoeléctrica fueron $ 5500 millones). El proyecto de gestión prevé que este año los aportes sean de $ 1600 millones; en 2019, $ 1000 millones, y en 2020, $ 500 millones. El equilibrio llegaría en 2021.

Además, la de FM es, proporcionalmente, la estructura estatal con más personal contratado. La situación se explica porque hasta mayo de 2014 figuró como “sujeta a privatización”, por lo que no podía aumentar su personal estable. Salió de esa categoría en ese momento y se concursaron 309 vacantes.

“En la gestión de Cambiemos se revisó el proceso y pese a que no se detectaron irregularidades no se designó a los ganadores, gente con 15 años de antigüedad”, explicó Damián Albornoz, delegado de la planta de Río Tercero.

Ayer iba a realizarse un encuentro -convocado por Riva- entre los secretarios generales de ATE de todas las plantas y la sede central con la conducción de FM, pero fue suspendido pocas horas antes, cuando ya los del interior estaban en la ciudad de Buenos Aires.

Desde ATE señalaron que los contratos renovados incluyen cambios como, por ejemplo, establecer la “polivalencia” de los trabajadores y plantear que “de pararse alguna unidad de producción habrá una reducción proporcional del salario”.

Riva sostuvo que se renovaron 1280 contratos y que todo el esquema debe “reconvertirse” para poder vender material a las fuerzas de seguridad y a los privados. “Para eso nos enfocaremos en las líneas en las que podemos ser eficientes y competitivos, como la de pólvora, explosivos y mantenimiento de vagones”, detalló el interventor.

Récord de bajas

Impacto en el Estado

Con 354 contratos no renovados, Fabricaciones Militares lidera las cesantías

Futuro incierto

En un mes se decidirá si cierra la unidad de Azul

Luis Riva

Interventor FM

“No existe un plan para vaciar las unidades. Se están rediseñando los esquemas productivos”

fuente LA NACION

Comments

comments