La expresidenta Cristina Kirchner y el excanciller Héctor Timerman pidieron ayer habilitar la feria judicial de enero para que la Cámara Federal de Casación revise sus procesamientos por supuesto encubrimiento a iraníes prófugos por el atentado contra la AMIA.

La presentación fue hecha por la abogada de ambos, Graciana Peñafort, ante la sala de feria del máximo tribunal penal del país, que si acepta el pedido se abocará a revisar en la segunda quincena de enero los procesamientos firmados por el juez federal Claudio Bonadio, informaron fuentes judiciales.

La sala de feria de Casación quedó integrada desde ayer y hasta fin de mes por los camaristas Eduardo Riggi, como presidente, y Ángela Ledesma.

En la última semana de diciembre, la Sala II de la Cámara Federal confirmó los procesamientos con prisión preventiva dictados por Bonadio a la expresidenta y actual senadora, a Timerman y otros cuatro acusados: Carlos Zannini, Luis D’Elía, Fernando Esteche y Jorge Khalil.

Como es una causa penal con detenidos, el Tribunal de Apelaciones intermedio concedió las apelaciones a su decisión, para que la causa pase a Casación.

La defensa de Cristina y Timerman formalizó ahora el pedido para que el máximo tribunal penal trate la causa en las próximas semanas, dentro de la denominada feria judicial.

En la primera quincena de enero, la Cámara de Casación tuvo como autoridades de feria a Riggi, Liliana Catucci, Mariano Borinsky, Juan Carlos Gemignani, Carlos Mahiques y Alejandro Slokar.

Pero desde ahora y hasta fin de mes solo quedaron Riggi y Ledesma para revisar el fallo de Bonadio, si aceptan abrir la feria.

La situación de Timerman
A pesar del procesamiento y del pedido de prisión preventiva, Cristina Kirchner continúa en libertad porque tiene fueros parlamentarios. Por la misma causa, además, Timerman fue excarcelado la semana pasada por el juez federal Sergio Torres, por razones humanitarias ante su estado de salud.

Timerman aguarda ahora que Estados Unidos revea la decisión de revocarle la visa para poder viajar a ese país a someterse a un tratamiento en el hospital neoyorquino Monte Sinaí a raíz de las complicaciones derivadas del cáncer que padece.

El kirchnerismo enseguida apuntó contra el juez Claudio Bonadio por la situación legal que atraviesa Timerman. El excanciller había pedido su excarcelación horas después de que Bonadio dictara su procesamiento, pero el magistrado solo dispuso la prisión domiciliaria por su delicado estado de salud. Desde el entorno del funcionario sostienen que Estados Unidos le negó la visa, justamente, por permanecer detenido.

fuente LA NACION

Comments

comments