La Justicia dejó despejado el camino para que la expresidenta Cristina Kirchner sea juzgada por encubrimiento agravado en la causa en la que está acusada de buscar la impunidad de los iraníes con pedido de captura internacional acusados de planificar el atentado contra la AMIA en 1994.

La Cámara de Casación dejó firme ayer la prisión preventiva que le dictó el juez Claudio Bonadio, con lo que quedó removido un nuevo obstáculo en el camino al juicio oral y público.

La expresidenta tiene ahora dos alternativas más antes del juicio: presentar un recurso extraordinario o un recurso de queja para llegar a la Corte Suprema de Justicia.

Sin embargo, la Corte raramente abre este tipo de recursos para revisar procesamientos y, además, Cristina Kirchner ya avisó que quería llegar a juicio cuanto antes.

La expresidenta mantiene su libertad gracias a que el peronismo del Senado evitó quitarle los fueros.

El fallo
Los jueces de la Sala IV de la Cámara de Casación Penal, Mariano Borinsky, Juan Carlos Gemignani y Gustavo M. Hornos, declararon inadmisibles los pedidos que habían realizado la expresidenta, el excanciller Héctor Timerman, Oscar Parrilli, Carlos Zannini, Eduardo Zuain, Angelina Abbona, Juan Martín Mena, Andrés Larroque, Jorge Khalil, Fernando Esteche y Ramón Bogado.

De este modo, Zannini, Esteche, D’Elía y Youssuf seguirán presos y el resto, procesados por encubrimiento.

Los camaristas Borinsky y Gemignani dijeron que las sentencias que quieren revisar los acusados no son definitivas, pues falta realizar aún el juicio oral. Casación solo revisa sentencias definitivas.

Además explicaron que los acusados no demostraron que sus garantías hayan sido violadas como para que debiera intervenir la Cámara, sino que se limitaron a cuestionar los fundamentos de sus procesamientos, sin una crítica razonada y concreta.

El juez Hornos, en su voto, sostuvo que los procesamientos no son apelables ante la Casación, agregó que hay excepciones, pero que no se dan en estos casos. Y argumentó que si bien las prisiones preventivas son revisables por la Casación, los abogados expresan su disconformidad con el fallo, sin invocar razones concretas que permitan revocarlo.

Este es el segundo fallo que ratifica la prisión preventiva de la expresidenta.

Cristina Kirchner seguirá en libertad porque tiene fueros. En el Senado, ni los legisladores peronistas y ni los de Cambiemos fueron a fondo para quitarle el privilegio.

El PJ lo hace en defensa propia y el Gobierno por conveniencia política: les es más funcional la expresidenta en su banca libre y como foco de sus críticas que en prisión y victimizada.

Los camaristas, además, declararon inadmisible un recurso de Zannini por su excarcelación.

Los antecedentes
Los jueces de la Sala II de la Cámara Federal habían confirmado el procesamiento con prisión preventiva de Cristina Kirchner y del resto de los acusados por la denuncia por encubrimiento de la voladura de la AMIA efectuada por el fallecido Fiscal Alberto Nisman.

Nisman había sostenido que la Argentina firmó el memorándum de entendimiento con Irán para que cayeran los pedidos de captura de Interpol contra los exfuncionarios iraníes acusados de volar la AMIA.

Señaló que se buscaban a cambio reanudar las relaciones comerciales entre ambos países y desacreditar la investigación judicial contra los iraníes.

La Cámara de Casación tenía pendiente de resolución las apelaciones presentadas contra el fallo de la Cámara Federal porteña -instancia intermedia- que confirmó lo resuelto por Bonadio y dejó procesados a todos los acusados por encubrimiento agravado.

Esta decisión recayó sobre las apelaciones que habían presentado las defensas de Cristina Kirchner, su excanciller Héctor Timerman -ya excarcelado por problemas de salud-, el exsecretario general de la Presidencia Oscar Parrilli, la exprocuradora del Tesoro Angelina Abbona y los restantes procesados. Con este fallo quedó despejado el camino para que el Tribunal Oral Federal N° 9, que fue sorteado para hacer este juicio, lleve adelante el proceso.

Pero el fiscal que estaba asignado a este tribunal, Carlos Giménez Bauer, renunció en las últimas horas (ver aparte) a su cargo y los jueces dudan sobre si seguir adelante con este juicio y otros dos que les fueron asignados, como el del fraude por la obra pública, donde Cristina Kirchner y sus hijos son algunos de los acusados, y la “ruta del dinero K”, donde Lázaro Báez y sus hijos son los imputados.

fuente LA NACION

Comments

comments