El fiscal adjunto de la región trasandina de Los Ríos, Sergio Fuentes Paredes, adelantó ayer que el Ministerio Público de Chile pedirá a la Justicia que disponga la prisión preventiva del dirigente mapuche Facundo Jones Huala, cuando sea extraditado a ese país, con el argumento de que “no se garantiza su comparecencia” en la causa por el supuesto ataque incendiario a una vivienda.

“Vamos a pedir la prisión preventiva porque, evidentemente, no se garantiza la comparecencia de Jones Huala”, sostuvo el fiscal Fuentes Paredes, quien recordó que en un principio se pedía una “pena de 12 años, pero como la extradición se produce solo por dos delitos, y no por los cuatro que se había solicitado, la pena será inferior” y podría “oscilar entre cuatro y ocho años”.

“Esto significa que podría no ir preso tras la finalización del proceso legal”, dijo el fiscal, en diálogo con FM Delta, luego de que el lunes pasado el juez federal de San Carlos de Bariloche, Gustavo Villanueva, concediera la extradición a Chile del referente mapuche, quien permanece detenido en la cárcel de Esquel.

El fiscal Fuentes Paredes estimó que los tiempos “se pueden prolongar, dado que es probable que se produzca una apelación a la extradición dispuesta por el juez”.

Hasta el momento, en la causa en que se investiga el ataque incendiario, fueron absueltos los otros imputados, excepto una mujer, condenada como encubridora a 61 días de prisión.

Las imputaciones habían alcanzado a seis personas detenidas en la casa de la machi Millaray Huichalaf, la única condenada, aunque a una pena de dos meses, muy inferior al tiempo que pasó en prisión preventiva.

El supuesto ataque por el que fueron juzgados se produjo en el marco de acciones contra compañías madereras e hidroeléctricas realizadas en el sur chileno en 2013 en memoria de Matías Catrileo, un joven mapuche asesinado en 2008 durante el desalojo violento de una ocupación de tierras.

fuente LA NACION

Comments

comments