El Consejo de la Magistratura retomó ayer la investigación sobre el patrimonio del juez federal Ariel Lijo . La Comisión de Acusación y Disciplina aprobó ayer distintas medidas de prueba relacionadas con la propiedad del haras La Generación, ubicado en la localidad de Dolores.

El emprendimiento hípico está a nombre del operador Alfredo “Freddy” Lijo, pero fue frecuentado por su hermano juez durante los últimos meses, pudo reconstruir LA NACION de distintas fuentes.

La comisión, que preside el diputado Pablo Tonelli, requirió ayer -con el aval del resto de los consejeros- que se le entregue toda la información disponible sobre los propietarios del terreno que se levanta en el kilómetro 212 de la ruta 2.

El organismo también pidió que se especifique si existieron apoderados sobre La Generación, haras que tuvo un fuerte desarrollo desde 2013 (cuando fue adquirido el primer terreno) hasta la actualidad. De acuerdo con la escritura, Freddy adquirió dos chacras de 45 hectáreas bajo la supervisión de la escribana María del Carmen Kirikos. Desembolsó unos US$90.000 en efectivo para quedarse con los terrenos, que forman un triángulo, cuya base se apoya sobre la ruta 2.

Después invirtió para que esas hectáreas se convirtieran en un haras, con dos caballerizas, un quincho, una caminadora y un galpón. También una casa con dos habitaciones, un living, una cocina y una parrilla con horno de barro.

El Consejo también pidió ayer al Jockey Club que facilite información sobre los caballos que compiten tanto para el stud Jo (en referencia al apellido del propietario) como el stud La Generación, ya que ambos representan en distintas competencias al haras. El pedido se extendió a los hipódromos de La Plata, Dolores, San Isidro y Palermo para conocer el dinero acumulado en premios y a qué cuentas bancarias fueron remitidos los giros.

“Tengo entendido que [Ariel Lijo] tiene alguna participación en el haras. Hace muchos años que ellos se dedican a los caballos, [Ariel] iba muy seguido al campo y compartían [con su hermano Alfredo] gastos de las obras”, sostuvo Carla Lago, ex mujer de Alfredo Lijo, cuando declaró en el Consejo durante el juicio político al destituido camarista Eduardo Freiler.

Pero el juez Lijo no informó ninguna propiedad ni inversión inmobiliaria en Dolores en sus declaraciones juradas. Tampoco declaró caballos entre sus bienes desde que asumió como juez, en 2004.

fuente LA NACION

Comments

comments