Esteban Rafele
Los surtidores de Shell y Axion, dos de las tres principales expendedoras de combustibles del país, amanecieron con nuevos precios. Las petroleras informaron subas en naftas de 4,5% promedio. YPF, que concentra el 54 por ciento del mercado, analiza por estas horas si modifica sus precios. Es el tercer aumento de las naftas en el año y, según las compañías, se debe a la suba de los tres principales costos que tienen: el barril de crudo, el dólar y el biocombustible.

En los últimos doce meses, las naftas aumentaron entre 37 y 53 por ciento, según los precios de surtidores de Shell para el área metropolitana. La nafta súper trepó 37%; los combustibles premium (nafta y gasoil), 40 por ciento; y el diésel común, 53 por ciento.

Así, los combustibles subieron por encima del Índice de Precios al Consumidor. Según la consultora Eco Go, la inflación acumulaba en marzo un 24,2 por ciento anual.

Los precios de la nafta son libres desde octubre del año pasado, cuando el Ministerio de Energía puso fin a un esquema de aumentos escalonados consensuados con el Gobierno. Desde entonces, cada petrolera define por sí misma cuándo y cómo modifica los precios, aunque los incrementos suelen llegar sincronizados.

Cualquier aumento en las naftas impacta en el resto de los precios de la economía, porque sube los costos logísticos de cualquier producto. Y, por eso, recalienta la inflación, en momentos en que comercios y empresas trasladan parte de las subas de los servicios regulados y los consultores recalculan hacia arriba sus previsiones para el año. Según el Relevamiento de Expectativas de Mercado del Banco Central, 2018 terminará con una inflación del 20,3 por ciento, aunque esta estimación sube mes a mes.

Leé también
Volvió a aumentar el precio de la nafta
El dólar
El 80 por ciento de los costos de las petroleras están dolarizados. Por lo tanto, la variación del tipo de cambio incide directamente en el precio de los combustibles.

La devaluación del 40 por ciento de diciembre de 2015, que acompañó al desarme del cepo cambiario, se trasladó a los consumidores de naftas “en cuotas”. Ese año, las naftas aumentaron poco más del 30 por ciento.

Sin embargo, la suba sostenida del dólar registrada entre diciembre y marzo llegó a los surtidores. Las naftas aumentaron en diciembre, enero y febrero. Sumadas esas tres subas, la nafta había aumentado -hasta hoy- alrededor de 15 por ciento.

Entre abril de 2017 y abril de 2018, el dólar subió 30,9 por ciento.

El dólar siguió subiendo hasta comienzos de marzo, cuando el Banco Central comenzó a intervenir en el mercado de cambios, preocupado por el impacto inflacionario de la devaluación. Entre el 6 de febrero (fecha del último aumento de naftas) y hoy, la divisa se encareció 3,5 por ciento, al pasar de los $ 19,80 a los $ 20,40 promedio en el mercado minorista.

El petróleo
El crudo Brent, la referencia internacional que sigue la Argentina, aumentó 24,8 por ciento en el último año.

El país estaba divorciado de la referencia internacional, ya que el Gobierno había establecido un precio sostén para impulsar la producción local de crudo. Desde octubre último, este precio global volvió a cobrar relevancia.

Leé también
YPF prepara “precios móviles” para las naftas y las petroleras definen si concretan un nuevo aumento
El barril de Brent llegó a tocar los 45,54 dólares en julio, para luego escalar hasta los 70,75 dólares en enero. Esta fue la última suba que las expendedoras locales trasladaron a precios. Desde entonces, el crudo oscila entre los 65 y los 70 dólares (ayer cerró a 68 dólares).

El biocombustible
Las naftas deben incluir un corte del 12 por ciento de combustible renovable. El precio del biodiésel y el bioetanol está regulado por el Gobierno.

La semana pasada, el Ministerio de Energía aumentó el precio del bioetanol e inició así la cuenta regresiva para el nuevo aumento de las naftas. El ministro Juan José Aranguren convalidó subas escalonadas de entre 11 y 18 por ciento en este componente.

Según Claudio Molina, especialista en biocombustibles, se trata de un precio provisorio y el ministerio debe establecer la fórmula definitiva en mayo.

Los precios internos de los biocombustibles habían bajado con fuerza en noviembre por una resolución de Aranguren, que luego se modificó. En un año, este insumo de las petroleras avanzó 11 por ciento. El biodiésel, en tanto, subió poco más del 30 por ciento.

Según fuentes del mercado, esta suba representa un punto del aumento total, del 4,5 por ciento promedio.

Comments

comments