Las oficinas de atención al público de la Anses serán el lugar para hacer muchos de los trámites que hasta ahora deben realizarse en otras dependencias del Estado, como los ministerios del Interior, de Desarrollo Social y de Transporte, el Renaper o el PAMI, independientemente de que el interesado sea jubilado o no. Se publicó en el Boletín Oficial el decreto que dispone la implementación de una “ventanilla única social”. El objetivo es que todas las gestiones vinculadas con cuestiones de carácter social puedan ser hechas por las personas en oficinas que les queden a no más de media hora de distancia.

El plan significará sumar hasta unos 15 millones de trámites anuales a las oficinas de la Anses, según explicó su director ejecutivo, Emilio Basavilbaso, en una charla con periodistas. El funcionario afirmó que el proceso de incorporación de trámites se irá haciendo de manera gradual (si bien el decreto no dispone plazos, el objetivo es que el plan esté plenamente instrumentado en 2019). Y se publicará en la web la información de qué Unidades de Atención (UDAI) incorporan determinadas gestiones.

Ahora, según ejemplificó, ya hay 15 UDAI en las cuales se tramita el DNI. El plan incluye que en las oficinas del organismo previsional se pueda hacer también el pasaporte. En tanto, las gestiones vinculadas con programas de Desarrollo Social que podrán concretarse en la “ventanilla única” son las del monotributo social, el plan Hacemos Futuro (programas Argentina Trabaja, Ellas Hacen y Desde el barrio), el Renabap (obtención de certificado de vivienda para quienes habitan barrios populares) y las pensiones por invalidez y otras no contributivas (como las destinadas a madres de 7 o más hijos). También habrá entrega y carga de tarjetas SUBE, tramitación de la tarifa social para el transporte público y afiliación al PAMI. El programa incorporará los pedidos de tarifa social de agua, electricidad y gas y, además, planes de los ministerios de Salud, Educación y Trabajo para población vulnerable o desempleada.

Según explicó Basavilbaso, muchos trámites podrán seguir haciéndose en los lugares habituales, por lo que el plan implica sumar opciones para el ciudadano. El funcionario agregó que el proceso se hace a la par de un camino de simplificación de gestiones que tradicionalmente se hace en la Anses y, según el caso, con el traspaso de empleados que hasta ahora están en otras áreas del Estado. Por eso, estimó que no debería haber una afectación en la demora de asignación de turnos para atención. En el caso de Desarrollo Social, dijo que ya pasaron 140 empleados a la órbita del organismo previsional, que será “la cara visible del Estado”.

La Anses tiene 15.000 empleados, de los cuales 11.000 están en los centros de atención al público, que son 460 distribuidos en todo el país. Los datos oficiales indican que un tercio de quienes van a un centro de atención hacen hoy por hoy un trámite de autogestión, utilizando terminales de autoservicio o teléfonos (hay 26 trámites posibles por vía telefónica). En 2015 ese índice era de 16% y el objetivo es que en 2019 llegue a 52%. A eso se suma lo que es posible hacer vía web, con el uso de la clave de la seguridad social. En el caso de los créditos Argenta, por ejemplo, quienes cobran asignaciones familiares en el sistema formal solo pueden hacer el pedido por Internet.

Basavilbaso también puntualizó que en 2015 llegaba a atenderse solo un tercio de los llamados hechos al call center del organismo y afirmó que actualmente ese índice llega al 91%.

Claves del plan de gestión unificada
Una ventanilla: Hay prestaciones sociales que requieren que quienes las piden deban pasar por diferentes oficinas; el objetivo es que todo pueda hacerse en la Anses y que cada ciudadano tenga un lugar de atención que no le requiera más de media hora de viaje
Números actuales: En el organismo de la seguridad social cada operador atiende en forma presencial 5684 trámites al año. El tiempo de espera es de 16 minutos
Expediente listo: Siempre según la información del propio organismo, un trámite de jubilación demoró, en promedio, 135 días hábiles en 2017, contra 191 días del año 2015. El objetivo es reducir ese tiempo a 16 días hábiles para 2019

fuente LA NACION

Comments

comments