La presión manifiesta de la Casa Rosada para que los gobernadores peronistas frenen el debate por la suba de tarifas en el Congreso no solo ya mostró sus primeros resultados. También expuso las diferencias entre los jefes provinciales a la hora de enfrentar a Mauricio Macri .

La previa de la discusión del proyecto opositor en la Cámara de Diputados -que prevé retrotraer las tarifas a noviembre último, que su valor no supere la variación salarial y una rebaja del IVA- aparece surcada por dos fuerzas en conflicto: por un lado, las gestiones del Gobierno para que los gobernadores intercedan ante sus diputados y los disuadan de votar el proyecto en la sesión del miércoles próximo y, por otro, la medida en la que los mandatarios tengan (o quieran tener) éxito en esa tarea.

Algunos ejemplos. Ayer, después de que el gobernador Juan Schiaretti se convirtiera en el primer y más acérrimo defensor de la posición oficial de que el análisis de las subas tarifarias no debe pasar por el Congreso, el diputado cordobés Martín Llaryora firmó en comisión el proyecto de la oposición, pero en disidencia. Lo mismo hizo el entrerriano Juan José Bahillo.

De hecho, el gobernador de Entre Ríos, Gustavo Bordet, fue uno de los que ayer se abrazaron a la posición de la Casa Rosada, aunque no tan rotundamente como Schiaretti.

“El Congreso no es el ámbito de definición de la política tarifaria, sino que es responsabilidad del gobierno nacional, que es quien debe hacerse cargo de sus decisiones”, advirtió Bordet.

Combinó así el respaldo a la idea de que las tarifas no deben pasar por el Parlamento con la idea de que es la Casa Rosada la que debe afrontar el costo de sostener el plan de aumentos tal como está previsto.

Otro que ayer avaló la postura oficial fue el misionero Hugo Passalacqua. Coincidió con Bordet en que la definición del valor de las tarifas “es potestad exclusiva del gobierno nacional”. Y añadió: “Nosotros, como espacio opositor a la Nación, no avalamos la sanción de ninguna ley que signifique un perjuicio al presupuesto que ya fue sancionado, ni un retroceso en materia de recursos fiscales para las provincias, como la reducción del IVA”.

La principal incógnita es qué van a hacer el miércoles los diputados del bloque Argentina Federal, que son, junto con el massismo, los promotores del proyecto legislativo. En el bloque peronista están, por ejemplo, los salteños Pablo Kosiner, su presidente, y Javier David. Anteayer, el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, coincidió con la Casa Rosada en que retrotraer las tarifas “es un disparate”, pero también advirtió que el Gobierno “más que buscar culpas, tiene que hacerse cargo”.

También el tucumano Juan Manzur fue ambiguo o, al menos, escueto. “Hay cosas que no dependen del gobierno provincial, sino que son variables nacionales que impactan en toda la Argentina”, se limitó a decir.

¿Cuánto van a presionar gobernadores como Urtubey o Manzur a sus diputados para que sepulten un proyecto que convirtieron en bandera en las últimas semanas?

La pregunta vale para otros mandatarios que, hasta ahora, prefirieron el silencio, como el chaqueño Domingo Peppo, la catamarqueña Lucía Corpacci o, el santiagueño Gerardo Zamora, entre otros.

En la Casa Rosada admiten que la tarea de “convencer” a los gobernadores para que estos, a su vez, actúen sobre sus legisladores es hoy más difícil que en el pasado. Y por varios motivos. Por un lado, por el impacto directo de las tarifas en el humor social y el antecedente inmediato de la reforma previsional, que afectó a los gobernadores seriamente en sus provincias. Por otro, pesa la cercanía del año electoral y la reticencia de los jefes provinciales a quedar expuestos. Suman un último factor, tal vez determinante: el “doble juego” que atribuyen a algunos gobernadores. Es decir, la combinación entre declaraciones públicas oportunas y en línea con la posición oficial y la quietud a la hora de disuadir a sus legisladores.

Algunas opiniones
Gustavo Bordet, gobernador de Entre Ríos: “El Congreso no es el ámbito de la política tarifaria, el Gobierno debe hacerse cargo de sus decisiones”
Hugo Passalacqua, gobernador de Misiones: “Como espacio opositor no avalamos ninguna ley que signifique un perjuicio al presupuesto”
Juan Manzur, gobernador de Tucumán: “Hay cosas que no dependen del gobierno provincial, sino que son variables nacionales”

fuente LA NACION

Comments

comments