LUIS B. GARCÍA

Sin sobresaltos de última hora y como estaba previsto. El diputado de JxCat Quim Torra, ha sido investido como 131º presidente de la Generalitat en la XII legislatura catalana gracias a los votos a favor de su grupo parlamentario y de ERC y las cuatro abstenciones de la CUP. En total, 66 votos a favor frente a los 65 de la oposición, con los que se pone fin a un largo proceso de casi cinco meses desde que se celebraron las pasadas elecciones del 21-D en Catalunya.

Pero la votación de la investidura de Torra no cierra el círculo, que permanece abierto hasta que se conforme definitivamente un Govern y este tome posesión. Sólo entonces Catalunya podrá quitarse de encima la intervención por parte del Estado, al menos la administrativa, en virtud de la aplicación del artículo 155 de la Constitución.

Cuando se conforme definitivamente un Govern y este tome posesión Catalunya podrá quitarse de encima la intervención por parte del Estado

En el futuro inmediato todavía quedan algunos hechos que deberán culminar con el levantamiento del decreto tal y como fue aprobado en el pleno del Senado el pasado 27 de octubre de 2017, el mismo día en que se votó la DUI en el Parlament. En primer lugar, la efectiva investidura de Torra debe ser publicada en el Diari Oficial de la Generalitat, controlado por el Gobierno, pero antes tiene que ser firmada por el Rey Felipe VI y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Torrent ya ha informado al monarca la comunicación del resultado de la investidura. Lo hecho por escrito y no presencialmente como es habitual en estos casos.

Tras la publicación oficial en el BOE y en el DOGC del decreto de nombramiento, el nuevo president podrá tomar posesión y designar a los miembros del nuevo Ejecutivo que, una vez hayan tomado posesión también, permitirán poner fin a casi siete meses de aplicación del 155. No existen plazos para que el Rey firme el nombramiento, ni tampoco para que sea publicado en DOGC, pero la toma de posesión de Torra debe tener lugar dentro del plazo de cinco días a partir del nombramiento.

La efectiva investidura de Torra debe ser publicada en el Diari Oficial de la Generalitat, controlado por el Gobierno, pero antes tiene que ser firmada por el Rey Felipe VI y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy

En sus agradecimientos una vez investido, Torra ha querido agradecer la generosidad y responsabilidad al expresident Puigdemont, asegurando que “lo investiremos”. Posteriormente, se ha dirigido a los compañeros de ERC asegurando que “trabajaremos bien” de forma conjunta porque “tenemos el mismo objetivo, hacer república”. Por último, el nuevo president ha reproducido unas palabras de Manuel Carrasco i Formiguera “justo antes de morir”: “Visca Catalunya Lliure”.

La investidura de Torra se ha sido votada en la segunda sesión del pleno de este lunes. En él, el candidato se ha pronunciado con un tono más conciliador e incluso se ha permitido lanzar un guiño usando el castellano para reivindicar la construcción de una “república de todos, de todos los derechos, donde todos gocen de la plenitud de los derechos”, antes de asegurar que su pretensión es gobernar para todos, tal y como le reclaman desde Moncloa: “No queremos una Catalunya uniforme, sino unida en la diversidad”. Y para reforzar ese contrato ha vuelto a pedir disculpas por los viejos tuits: “me arrepiento, no volverá a pasar”.

Torra ha recordado y reiterado los compromisos apuntados en el primer discurso de este sábado, en el que reivindicó la figura de Puigdemont como presidente legítimo, apostó por ser leal al mandato del 1-O y por tanto a la independencia de Catalunya, pero también por la recuperar competencias, recomponer la cohesión social y la prosperidad económica, consciente de que todo se enmarca en una situación de “excepcionalidad y provisionalidad”. Pero también ha reconocido “algunos errores” por parte del anterior Govern en los últimos meses, al tiempo que ha reclamaro al adversario político y bajo la premisa del “diálogo” y la “vida”, un punto de autocrítica para rebajar la tensión. En particular, que “rechacen la prisión preventiva” de los encarcelados por el 1-O y que reconozcan que “se hayan pisado los derechos personales y políticos”.

Torra pide disculpas por sus tuits y asegura que “no queremos una Catalunya uniforme, sino unida en la diversidad”

La intervención de Torra ha sido contestada primero por Ciudadanos. Inés Arrimadas ha hecho sangre de lo expresado por el nuevo president en sus artículos en la prensa y le ha afeado que vaya a ser teledirigido por Carles Puigdemont desde Berlín. Sus acusaciones se basaron en su firme convicción de que su llegada agravará la fractura social y política de Catalunya, incluso situándola fuera de la legalidad de nuevo como el pasado mes de octubre. “La ideología que defiende usted en centenares de artículos es xenofobia y el populismo excluyente”, ha denunciado.

Desde ERC, el presidente del grupo parlamentario de ERC, Sergi Sabrià, ha celebrado la puesta en marcha y se ha mostrado “muy satisfecho” de encontrarse hoy en el Parlament en disposición de recuperar el control de las instituciones catalanas. “Nos hemos sentido solos en muchos momentos reclamándolo”, ha lamentado en cambio, pues ha afirmado que su formación lleva meses reclamando la formación de gobierno.

Arrimadas: “La ideología que defiende usted en centenares de artículos es xenofobia y el populismo excluyente”

Pero desde el bloque constitucionalista, el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, ha vuelto a arremeter contra la ideología del president expresando su preocupación tanto por las coordenadas ideológicas de Quim Torra -“¿Es etnicismo, es supremacismo?”- como por su pretensión de seguir por la vía unilateral y el choque con el Estado. Por ello, en su intervención en el pleno le ha pedido que aclare si considera que todos los catalanes son iguales y si va a respetar el marco legal vigente. Y ha advertido de que si el nuevo Gobierno de la Generalitat sigue apostando por la fractura de la sociedad y la independencia unilateral la situación en Catalunya “acabará como el rosario de la Aurora”.

Desde la CUP, Carles Riera ha advertido a Quim Torra de que su grupo no apoya a su futuro Govern pero se abstiene y lo facilita como “estrategia antirrepresiva” frente al Estado. “Estamos y estaremos en la oposición por lealtad al 1-O y fidelidad a quien no quiere dar ni un paso atrás en el camino hacia la república”, ha comentado. Pero Riera también se ha dirigido directamente a los comunes para emplazarles a desobedecer al TC cuando suspende leyes del Parlament “destinadas a las clases populares”. “¿Desobedecer al TC o seguirán sosteniendo el régimen del 78?”, les ha cuestionado.

Xavier Domènech se ha mostrado muy preocupado por las opiniones vertidas a lo largo de los años por Torra, una concepción de Catalunya que choca con la del “catalanismo popular progresista”

Precisamente, desde Catalunya en Comú, Xavier Domènech, también se ha mostrado muy preocupado por las opiniones vertidas a lo largo de los años por Torra, una concepción de Catalunya que choca con la del “catalanismo popular progresista”. “Los españoles que llegaron” de otras partes de España durante el franquismo “no se integraron en Catalunya, la construyeron y la transformaron. Son Catalunya”, ha insistido el jefe de filas de Catalunya en Comú Podem citando a Alfonso Comín. Catalunya “es de todos los catalanes y las catalanas”, no solo de los independentistas. “En una época en la que necesitamos amplias alianzas usted simboliza justo lo contrario, justo lo contrario a la transversalidad”, ha zanjado.

El portavoz del PPC, Xavier García Albiol, ha lanzado una advertencia a Torrent “En su mano está que el autogobierno no se tenga que volver a intervenir”, ha avisado. El dirigente popular le ha expresado su “preocupación” y le ha aconsejado que abandone cualquier proyecto “rupturista”, incluso insinuando que podría acabar como los líderes independentistas que permanecen en estos momentos en cárceles de Madrid. “Si sigue por este camino, su libertad acabará cuando acaben nuestros derechos”, le ha avisado.

 

LA VANGUARDIA

Comments

comments