Ocurrió hace dos semanas, luego de que el personal de limpieza del Senado decidió encerar el piso del despacho que Cristina Kirchner ocupa en el tercer piso del palacio legislativo. Lo que no sabía el equipo de maestranza de la Cámara alta es que su presencia, siempre por la noche, cuando ya se acabó la actividad diaria, sería motivo de un pequeño escándalo.Advertida de la presencia de “extraños” en el despacho por muebles que fueron ubicados en un lugar diferente, la expresidenta pidió que se realizara un rastrillaje de sus oficinas en busca de micrófonos. No alcanzó con que le dijeran que los cambios habían sido realizados durante la limpieza del despacho. La paz recién volvió cuando le aseguraron que no había nada raro. Cristina no quiere saber nada con que la escuchen.

Un gremialista hace buena letra para el ministro Triaca
Jorge Triaca suele recurrir seguido al mercantil Armando Cavalieri y a Oscar Mangone, del Sindicato del Gas, cuando se trata de tomar decisiones claves vinculadas al mundo gremial. A ambos dirigentes los conoce desde la infancia, cuando eran compinches de la época en que el padre del ministro era gremialista del plástico. Desde hace algunas semanas, el jefe de la cartera laboral amplió su fuente de consulta y sumó como colaborador en las sombras a Fabián Hermoso, referente de uno de los gremios de la industria química. Hermoso asumió con ganas de mostrar su eficiencia y se toma muy en serio el nuevo rol, tanto que irrumpió en la reunión paritaria de los gremios ferroviarios con un pedido a sus colegas: “Muchachos, aflojemos: tenemos que firmar por el 15%”.

Mesa chica: ¿un cambio para que nada cambie?
En los pasillos de la Casa Rosada algunos funcionarios y abogados que suelen caminar los despachos comentaban que la ampliación de la mesa chica de decisiones no cambió en nada la lógica del poder. “La novedad más importante es que no hay ningún miembro nuevo, son todos los que habían estado antes, menos Fernando Sánchez”, señaló un influyente miembro del equipo de Mauricio Macri. El Presidente convocó nuevamente a la mesa que preside el jefe de Gabinete, Marcos Peña, a su antiguo rival Emilio Monzó y a Rogelio Frigerio. Por la UCR volvió Ernesto Sanz y por la Coalición Cívica, Sánchez. “El que sigue comandando todo es Marcos. Y la mesa se amplió por una necesidad política, pero cuando haya una necesidad de gestión se volverá a reducir”, pronostican en la Casa Rosada.

fuente LA NACION

Comments

comments