Preocupado por los aumentos de precios, en especial los de consumo masivo, y su impacto en el “humor social”, la Secretaría de Comercio convocó para este martes a los principales empresarios para que informen la estructura de costos de sus productos y cómo impacta el aumento del dólar.

Entre las principales empresas convocadas para este martes están Danone, Mondelez, Mastellone, Molinos Río de la Plata, Arcor, Unilever, Kimberly Clark, Coca Cola, Quilmes, Molino Cañuelas, Baggio, Clorox, Adeco y Ledesma. Se trata de las mayores empresas de consumo masivo.

En el Gobierno están preocupados porque la fuerte devaluación del peso de las últimas semanas, unido al encarecimiento del crédito y otros costos, tenga un traslado a los precios de los principales productos de consumo.

El lunes se acordó que el secretario de Comercio, Miguel Braun, convocara a los empresarios para que explicaran por qué están aumentando los precios de los productos de primera necesidad. Los recibirá el subsecretario de Comercio Interior, Ignacio Werner.

Un informe de Focus Market señaló que entre los productos que más aumentaron en lo que va de mayo se encuentran la harina (15,3%), pastas secas (7,7%), galletas (2,7%), gaseosas (3,3%), cervezas (3,9%), yerbas (4,2%), aceite (4,2%), queso untable (4,1%), detergente (2,5%), pan de molde (2,1%), lámparas (9,3%) y flanes (6,7%).

La gobernadora Maria Eugenia Vidal fue una de las primeras en acusar recibo de la suba de los precios y pidió a los empresarios que “en los productos donde el cambio del valor del dólar no afecta a la estructura de costos, no se traslade a los precios”.

En la Cámara de Comercio de los Estados Unidos en la Argentina, AmCham, en un foro regional de negocios, Vidal dijo que “hay productos que están aumentando que no tienen componentes importados. Yo quiero saber por qué están aumentando y si es lógico, natural, si estaba previsto o si están aprovechando el aumento el dólar para tener más rentabilidad”, dijo.

La gobernadora de la Provincia de Buenos Aires anticipó que solicitó un estudio “para mostrar quiénes son los empresarios que están aumentando los precios que no tienen componentes importados en sus productos” porque “no tienen razón para aumentar”.

En cambio, empresarios de la Provincia de Buenos Aires justificaron los mayores precios en el encarecimiento del crédito, en los mayores costos por la suba de las tarifas de gas y electricidad y de los impuestos provinciales y municipales y también en la suba del dólar por el encarecimiento de insumos y equipos importados.

Ayer la Dirección de Estadística y Censos de la Ciudad de Buenos Aires informó que una pareja compuesta por una mujer y un varón de 35 años de edad, ambos económicamente activos y propietarios de la vivienda, con dos hijos varones de 9 y 6 años, necesitó el mes pasado $ 18.597,17 o más para no ser pobre. Son $ 1.749.93 más que en diciembre de 2017. Si no fuesen propietarios y pagasen un alquiler, la línea de pobreza superaría fácilmente los $ 20.000.

En los primeros cuatro meses de este año, en Capital, el costo de la llamada “canasta básica de pobreza” de una familia tipo aumentó el 10,4% frente a una inflación promedio del 9,7%.

fuente CLARIN

Comments

comments