El Gobierno le abre la puerta a Sergio Massa . El jefe de Gabinete, Marcos Peña , aseguró ayer que tiene previsto reunirse con el líder del Frente Renovador. Así, tras encontrarse con gobernadores, legisladores y empresarios, ahora la Casa Rosada busca un acercamiento con otro de los líderes de la oposición.

Hasta ayer solo hubo un intercambio de mensajes, pero todavía no pusieron fecha ni hablaron de una agenda de trabajo.

“Tengo pendiente una charla con Sergio Massa, seguramente charlaremos con él”, dijo el ministro coordinador en una entrevista con Luis Novaresio por la señal A24. Aunque descartó un contacto con el kirchnerismo. “Con Cristina Kirchner parece muy difícil sentarnos a la misma mesa”, agregó.

¿Qué es “el mercado” y por qué “nos ajusta”?
Cerca de Massa plantearon la necesidad de que el encuentro sea algo superador de una foto por el contexto que atraviesa el país. “Sergio es uno de los principales opositores y, en ese marco, entendemos que el Gobierno puede hablar y contactarse, pero no hay reunión pactada”, informaron fuentes del massismo.

La relación del Gobierno con Massa fue de mayor a menor. Apenas asumió, Macri lo sumó en su viaje al Foro Económico Mundial. “Me acompaña uno de los líderes más importantes de la oposición”, dijo, en referencia a Massa. Pero lentamente el vínculo se fue desgastando. Según el Gobierno, el quiebre fue la votación en el Congreso por Ganancias. Para el tigrense, en cambio, el corte se produjo en medio de la discusión por los términos del blanqueo.

A partir de ese momento, la Casa Rosada cerró el diálogo con el entonces diputado nacional. Solo quedó abierto un canal formal con Emilio Monzó, titular de la Cámara de Diputados. Incluso Massa fue acusado de ser “poco confiable”. Ahora, explicaron en Balcarce 50, el contexto cambió la situación.

El jefe de Gabinete, además, intentó ayer bajar la expectativa que generó la decisión del presidente Mauricio Macri de poner al frente del equipo económico al ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, que hoy hará su debut al frente de esa mesa. “No lo transforma en un superministro”, aseguró el ministro coordinador en el Foro Business Future of the Americas.

Peña, además, respaldó a sus vicejefes de Gabinete, Mario Quintana y Gustavo Lopetegui, a quienes les recortaron el poder. “No creemos en derrotas a nivel interno (…) los vicejefes siguen estando a cargo de la coordinación del Gobierno”, dijo sobre los hombres que hoy perdieron el control de la gestión de 10 ministerios.

El jefe de Gabinete explicó que la nueva función del titular del Palacio de Hacienda fue la respuesta de Macri a la necesidad de asegurar el crecimiento económico, reducir el déficit fiscal y lograr el equilibrio general. Tras la crisis cambiaria, Peña ratificó ante empresarios el rumbo económico del Gobierno, destacó la negociación con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y aseguró que se viene “un futuro extraordinario” para el país.

“Sentimos que el futuro se está construyendo hoy a una velocidad que muchas veces no se percata en el día a día porque se pierde la perspectiva. Se han logrado cosas que parecían imposibles hace tres o cuatro años”, cerró Peña.

fuente LA NACION

Comments

comments