Los tres principales negociadores de la Argentina ante el Fondo Monetario Internacional (FMI), el secretario de Hacienda, Rodrigo Pena, el Jefe de Asesores del ministerio de Hacienda, Guido Sanderlis, y el secretario de Finanzas, Santiago Bausili, viajan hoy a Washington para presentar un borrador de los objetivos que Argentina se comprometería a cumplir en caso de firmar un nuevo acuerdo stand by con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Los funcionarios presentarían ante los técnicos del FMI las metas de inflación, fiscales, monetarias y de tipo de cambio que se incluirían en el Proyecto de Presupuesto 2019 que el Gobierno espera que ingrese al Congreso de la Nación antes del 15 de setiembre próximo.

Al parecer no serán tan rigurosos con respecto a las metas comprometidas para este año, como el déficit fiscal y la inflación. Hay menos dureza que la esperada
El viernes pasado por la tarde los funcionarios llegaron desde Washington. Según supo Infobae, el panorama que le presentaron al ministro Nicolás Dujovne no fue tan duro como se esperaban. “Los técnicos del FMI mostraron un gran conocimiento de la situación argentina y al parecer no serán tan rigurosos con respecto a las metas comprometidas para este año, como el déficit fiscal y la inflación. Hay menos dureza que la esperada, al menos en la concreción de las metas comprometidas para este año”, aseguran fuentes del Gobierno.

Al parecer habría aceptación por parte del organismo de mantener una meta de déficit fiscal primario de 2,5% para este año, pero con la intención de reducirla al 1% en el 2019.

En la mesa de las negociaciones por parte del FMI se sientan para manejar el caso de Argentina se sientan el italiano Roberto Caldarelli y Nigel Chuck, considerado uno de los técnicos mas duros del organismo. Todo bajo la dirección del Director del Hemisferio Occidental, Alejandro Werner.

Por el momento, Dujovne no viajará a la sede del FMI. Sólo lo haría para rubricar el acuerdo. El ministro tenía agendado esta semana un viaje a la reunión de la OCDE pero al parecer se quedará en Argentina para continuar rediseñando estructura de gastos para este año y para el 2019. Los funcionarios enviados llevarán un programa de reducción del gastó público de unos $20.000 millones para este año que se lograría por medio de una reducción de los gastos en los 21 ministerios. Dujovne ya solicitó a los 9 ministerios que coordina que en 10 días le lleven propuestas de reducción del 20%.

La gran duda es si el Gobierno hará el ajuste solo o también le pedirá a los gobernadores que lo hagan. Por ese motivo varios mandatarios provinciales han comenzado a prepararse en caso de que el Gobierno les solicite un mayor ajuste fiscal en sus provincias. El Estado, por medio del ministerio del Interior que conduce Rogelio Frigerio, podría reducir más las llamadas “transferencias no automáticas”: un informe de Interior muestra bajas en las transferencias discrecionales en 16 distritos en el primer cuatrimestre.

Pero el as de espadas que Dujovne tiene en la manga para mostrar al FMI es la mejora en los ingresos más que la reducción del gasto. Los datos que dará a conocer la AFIP el próximo viernes mostrarían que la recaudación tributaria sigue mejorando. Hasta abril se observa una suba de la recaudación de unos 5 puntos porcentuales por encima de la inflación. El Impuesto al Valor Agregado (IVA) mostró una suba del 40% interanual. Pero las principales consultoras proyectan una suba en la recaudación que sería de entre $25.000 y $50.000 millones por encima de los proyectado en el 2018. A esto se sumarán los efectos de la inflación que impactarán en mayores precios, y por lo tanto mayor recaudación del IVA, y una mayor liquidación de dólares como producto de la devaluación del peso.

Por el momento, Dujovne no viajará a la sede del FMI. Sólo lo haría para rubricar el acuerdo
Para el próximo fin de esta semana se espera que los tres enviados de la Argentina traigan ya de Washington el visto bueno para comenzar a diseñar el llamado Memorándum de Entendimiento o Carta de Intención con las metas trimestrales que se comprometerá a cumplir la Argentina en un acuerdo stand by de 3 años de duración (hasta el 2020), y por el que se podrían obtener hasta unos USD 30.000 millones.

El presidente Mauricio Macri busca cerrar el acuerdo antes del comienzo del Mundial de Rusia, el 14 de junio. Dependerá de las explicaciones técnicas y la capacidad de convencimiento político que los enviados argentinos puedan tener con el ala política del FMI. Será clave la opinión del director Werner, más allá de la aprobación de la Directora Gerente, Cristine Lagarde. En la Rosada aseguran que Lagarde ya dio la orden para que el staff del organismo tenga cierta condescendencia ante el caso argentino.

fuente INFOBAE

Comments

comments