El Senado inició este miércoles el debate del proyecto de ley para morigerar la suba de tarifas que ya cuenta con media sanción de la Cámara de Diputudos y se prevé que también será aprobado por la Cámara alta.

El Bloque Justicialista, el Frente para la Victoria y otras bancadas opositoras confían en aprobar la ley, aunque el presidente Mauricio Macri la vetará, según anunció. Se espera que la votación nfinal suceda a la madrugada, debido a que se anotaron 51 legisladores para expresar su opinión sobre la iniciativa. Si ningún senador decide borrarse de la lista de oradores en el transcurso de la sesión, la votación del proyecto se llevaría a cabo alrededor de las 02:00.

 

El jefe del Bloque Justicialista, Miguel Pichetto, solicitó que solo los miembros informantes y los presidentes de cada bancada (que cierran el debate) tengan 30 minutos, y el resto de los legisladores 10, pero esa limitación de tiempo es flexible. El proyecto de la oposición plantea que las tarifas de electricidad, agua y gas se retrotraigan a noviembre de 2017 y que los aumentos no superen el índice de variación salarial para usuarios residenciales y el de precios mayoristas para pymes. Al inicio de la sesión, el formoseño José Mayans, del Bloque Justicialista, afirmó que “el Gobierno en su plan económico decidió servicios dolarizados y terminar con los subsidios” y aseguró que “en noviembre hubo aumentos que llegaron al 600%”. En este sentido, sostuvo que “la tarifa tiene que ser justa razonable y aplicable” y remarcó: “Más del 90% de la gente está de acuerdo con que votemos acá el tema tarifas”, según consignó NA. A su turno, el bonaerense Esteban Bullrich, de Cambiemos, cuestionó el esquema de subsidios que mantuvo la gestión del kirchnerismo y manifestó que “tener tarifas bajas para construir una vida cara, esa es la mayor inmoralidad que puede cometer un gobierno”. “No vamos a poner 10 pesos en el bolsillo de un argentino para sacarle 50 del otro”, sostuvo Bullrich y, en referencia a la administración anterior, remarcó: “Les pusieron 10 pesos en el bolsillo pero le sacaron 50 del otro”. Para el senador oficialista, la iniciativa del peronismo “es irresponsable, es demagógica” y “sostiene una desigualdad que también se heredó del gobierno anterior, que hacía que en el interior se pagaran tarifas hasta en un 70% más caras” que en la zona metropolitana. Anabel Fernández Sagasti, del kirchnerismo, pidió que el presidente Mauricio Macri “abandone las visiones paranoicas de que la oposición se junta para llevarle un problema” y agregó: “Todo lo contrario, le estamos dando un mandato republicano para que revea la política tarifaria y energética”. La senadora del FPV-PJ sostuvo que “la política energética que lleva adelante un ministerio cartelizado como nunca antes, constituye una gran estafa nacional, que transfiere millones y millones de pesos del bolsillo de los ciudadanos a un grupo de empresarios amigos del poder”.

 

(Fuente www.perfil.com).

Comments

comments