ROMA.- Lo más caro es un relicario dorado y redondo, con un mechón de cabello de Eva Perón: el valor de base es de 15.000 euros. Lo más barato, un cáliz de plata que también le perteneció (100 euros). Esto es apenas una pequeña parte de una subasta de 68 lotes titulada “Evita y Juan Perón, cartas, documentos y reliquias”-que incluye grabaciones, discos, lapiceras, manteles, carteras, una bombilla y demás memorabilia- que se hará hoy en la casa de remates Bertolani Fine Arts de esta ciudad.

No es la primera vez que van a remate increíbles objetos que pertenecieron a Eva Perón: ya en 2004 hubo otra aquí hecha por Christie’s, en la que, entre otros objetos, se ofreció la mortaja que envolvió el cuerpo embalsamado de la ex primera dama. Lo que se subastará proviene de la Fundación Fonpace Italia del empresario argentino Mario Rotundo, a quien Perón quiso que se le donaran todos sus bienes muebles.

En el primer piso del Palazzo Caetani Lovatelli ya se exhiben los lotes que se rematarán. En ellos, figura gran parte del archivo que Perón tenía en su quinta en Madrid. Hay correspondencias inéditas, en las que aparecen personajes como Rogelio Frigerio y Arturo Frondizi y 70 casetes originales con grabaciones de los encuentros del expresidente con distintas personalidades. Además, se destacan documentos en los que se relata el peregrinaje del cuerpo de Eva.

“¿Cuál es la expectativa? Estoy segura de que va a pasar como ocurrió con la subasta de Christie’s de 2004, cuando hubo una sala vacía a la hora del remate, pero, luego, aparecieron al mismo tiempo compradores de Sudamérica… Hay mucha gente que nos está contactando, especialmente desde la Argentina”, adelantó a LA NACION Scarlett Matassi, de Bertolani Fine Arts.

En diálogo con este diario, Rotundo destacó la importancia histórica de muchos lotes, sobre todo por lo que se relaciona con el exilio de Perón. “Él era un adelantado en tantos temas, hay muchas facetas que no se conocen de Perón: era un gran estudioso, sabía mucho de medicina y estaba especialmente interesado en la genética. Por eso, junto a Evita decidieron en 1950 guardar un cabello de los dos… De ahí que existe el mechón de Evita que va a subasta”, precisó Rotundo.

Lo recaudado en parte irá a la fundación de Rotundo, que desarrolla programas humanitarios y científicos.

fuente LA NACION

Comments

comments