La idea fue desechada de plano por la mesa chica que lidera el ministro de Hacienda Nicolás Dujovne, quien analiza el plan de recortes en el Estado. Por “problemas de practicidad técnico-legal”, el gobierno dio marcha atrás en su proyecto de impulsar un decreto que fije un tope salarial al sueldo establecido para el Presidente en la planta estatal y de esta manera se dejó librado a la decisión de cada repartición pública la aplicación de una poda en los haberes estatales más onerosos.

La comisión especial que lidera Dujovne con la Jefatura de Gabinete para poner en marcha el plan de recortes en el gobierno, como les encomendó Mauricio Macri, evaluó en los últimos días una infinidad de propuestas para achicar el déficit público. Entre las ideas que estuvieron dando vueltas figuró la de emitir un DNU para que ningún salario estatal pudiera superar los 208.000 pesos mensuales en bruto que cobra el Presidente. Pero según pudo saber Infobae de tres fuentes calificadas del gobierno, esta idea se desechó y se dio marcha atrás por su inviabilidad legal.

“No tiene sentido sacar un decreto presidencial para una norma destinada sólo a un grupo reducido de funcionarios o empleados estatales, además en determinados ámbitos había que ejecutar antes una reforma legal”, dijo un funcionario del gobierno sobre la decisión de dar marcha atrás con el decreto de tope salarial.

En el análisis que hizo Dujovne con al Jefatura de Gabinete se evaluó que los casos paradigmáticos de salarios que superaban el sueldo del jefe de Estado están en la AFIP, el Servicio Exterior y en algunos otros organismos estatales autárquicos como el Banco Central. Todos estos llegarían a sumar unos 700 casos. El resto son casos aislados.

Sin embargo, el DNU que se había pensado para hacer un recorte en los salarios excedentes del tope presidencial se desechó por encontrar problemas legales. Así, se expresó que en la AFIP podrían aducir que se trata de un ente autárquico con independencia del gobierno y el Servicio Exterior, si bien tiene en su grilla de empleados a muchos superan el sueldo de Macri, estos se amparan en un régimen legal que está por encima de un decreto.

De esta manera, el gobierno dio marcha atrás con esta medida y ahora dejará librado a la decisión de cada repartición avanzar con las podas de haberes correspondientes.

Dujovne y su equipo ya lanzaron una batería de medidas de recortes en el Estado por unos 20.000 millones de pesos que van desde la poda de empleados, hasta el congelamiento de vacantes y recortes en gastos de funcionamiento.

Al mismo tiempo, se analiza en la Casa Rosada la idea de coordinar con los gobernadores un recorte en la obra pública del año que viene, en algunos planes sociales y unos 7.000 millones de pesos en partidas destinadas al subsidio de empresas mixtas del Estado y los privados.

Según revelaron a Infobae fuentes calificadas del gobierno, en los dos años que lleva Macri en su mandato se realizó un recorte global de 19.800 millones de pesos. Allí están incluidos los siguientes ajustes: unos $15.000 millones en una baja de unos 31.000 empleados públicos; al menos $1.400 millones en reestructuración de cargos o eliminación de secretarías y subsecretarías; unos $600 millones en ahorro por presentismo; $2.000 millones por ahorros en los sistemas de expedientes electrónicos y otros $2.500 en ahorros por la instrumentación de compras y contrataciones más transparentes.

En cuanto al empleo público, según fuentes oficiales, entre el 2015 y el 2018 hubo una reducción de la planta de trabajadores del Estado de un 12,9%. Es decir, que mientras que en el 2015 Cristina Kirchner dejó una planta de empleo público nacional de 240.00o trabajadores, en el último año se redujo a 208.744.

fuente INFOBAE

Comments

comments