Con la satisfacción de haber logrado que el país fuera ascendido a “mercado emergente” y envalentonado tras la formalización del crédito del Fondo Monetario Internacional (FMI) por US$50.000 millones, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, se presentará ante la oposición en la Comisión Bicameral de Seguimiento y Control de la Deuda Externa del Congreso.

Así lo anticiparon a la nacion fuentes legislativas del oficialismo y, si bien no se definió aún una fecha, la cita será en los próximos días, aseveraron. También será de la partida el jefe de la Anses, Emilio Basavilbaso.

De esta manera, el oficialismo dará curso al pedido del bloque Argentina Federal -que nuclea a los diputados que responden a los gobernadores peronistas-, que había reclamado la presencia de ambos funcionarios en el Congreso para que den explicaciones sobre los detalles del acuerdo con el FMI.

A diferencia de la oposición más dura, que exige que dicho acuerdo sea previamente autorizado por el Congreso antes de entrar en vigor, el peronismo no kirchnerista concede que es una facultad exclusiva del Poder Ejecutivo. Aun así, exige explicaciones.

“El acuerdo alcanzado con el FMI modifica de manera sustancial el estado de la deuda y, en consecuencia, resulta de sana práctica republicana que los funcionarios a cargo de dicha negociación concurran a dar las explicaciones al Congreso de la Nación”, planteó el jefe de la bancada, Pablo Kosiner.

Dujovne tomó el guante y comprometió su asistencia. Así se lo transmitió a un grupo de diputados oficialistas anteayer, durante una reunión en la que repasó la coyuntura económica y financiera. Si bien exhibió un tono optimista, advirtió que los próximos dos trimestres de este año “serán difíciles”, relató a la nacion uno de los asistentes a la reunión.

“La obsesión del equipo económico es atender la emergencia, esto es, estabilizar la crisis, transmitir certeza hacia el exterior y, fundamentalmente, recobrar la confianza perdida”, enfatizó la misma fuente.

Durante la reunión, Dujovne exaltó la decisión del Gobierno de haber recurrido al FMI. “Fue una estrategia para prevenir una crisis peor. De no haber actuado a tiempo, los costos del ajuste hubieran sido mayores, como también el costo del financiamiento”, insistió el ministro, un eje argumental que seguramente transmitirá a los legisladores de la oposición cuando se presente en el Congreso.

En la UCR celebraron, aunque con cautela, los últimos movimientos que el presidente Mauricio Macri introdujo en su gabinete. El socio de Cambiemos insistía en la necesidad de que la política económica del Gobierno atendiera los problemas de balanza comercial y no se detuviera tanto en las medidas fiscalistas para bajar el déficit.

“Apoyamos los cambios y confiamos en que se instrumente una nueva política energética, como también medidas proactivas que favorezcan a las pymes”, dijo el jefe de la UCR, Alfredo Cornejo.

fuente LA NACION

Comments

comments