Días después de haberse conocido los detalles del acuerdo stand-by que consiguió el gobierno de Mauricio Macri con el Fondo Monetario Internacional ( FMI ), el secretario general de la CGT Juan Carlos Schmid relevó que iniciaron conversaciones con el organismo.

En su paso por el programa Terapia de Noticias , el líder sindical detalló cómo se dio la conversación con el Fondo. “Hoy Gerardo Martínez hizo una conferencia telefónica encriptada con Washington, y tuvimos ocasión de intercambiar criterios con el responsable del hemisferio occidental [del FMI] y con Roberto Cardarelli, el responsable de la misión del Fondo Monetario Internacional (FMI)”.

Schmid indicó que de la conversación participaron los tres miembros del triunvirato de la CGT -él, Carlos Acuña y Héctor Daer-, así como el mencionada secretario de las Relaciones Internacional de la CGT. “El FMI ha señalado que está dispuesto a tener una ronda de conversaciones con los sindicatos por esto, claro, después de que se firmó el acuerdo”, dijo, con ironía.

Sobre lo conversado en esta ocasión Schmidt expresó su descontento por “el diseño del programa” del FMI. “El diseño del programa tiene primero la estabilidad monetaria y de las cuentas, y después retomar el crecimiento; me hace acordar a otras lógicas”, dijo, y confesó haber objetado esta línea para luego revelar que les solicitó retomar la cuestión personalmente cuando vengan por el G-20 a Buenos Aires.

La CGT y Moyano

El tercer paro nacional de la CGT contra la gestión de Mauricio Macri se sintió con fuerza. En el Gobierno vincularon la medida a fines políticos y apuntaron contra el líder de Camioneros Hugo Moyano. Al respecto, Juan Carlos Schmid apuntó: “Nosotros somos la CGT, no Hugo Moyano”.

“Nosotros somos la Confederación General de Trabajo, que representa privados, estatales, de los servicios y de la industria, por eso tenemos que hacer un esfuerzo muy grande [para discutir paritarias]”, añadió el sindicalista al referirse al aumento de un 25% que acordó Moyano para los Camioneros.

En ese sentido, detalló: “Cuando yo discuto mi paritaria lo hago tranquilo, porque sé hasta dónde puedo presionar. Pero cuando estoy discutiendo la diversidad del movimiento sindical, la cosa es distinta; el sector público va a tener mayor dificultar que el sector privado para resolverlo”.

fuente LA NACION

Comments

comments