Primero fueron las propias, luego las amigables y para el final quedaron las díscolas. Durante esta semana, el ministro del Interior, Rogelio Frigerio , culminará su ronda de charlas con ministros de Economía de las 24 provincias del país, con la mente puesta en un acuerdo global que permita reducir a 1,3 por ciento el déficit fiscal del año próximo y un presupuesto consensuado.

Para el final quedaron provincias con las que el Gobierno ya ha tenido más de un chispazo. San Luis y La Pampa, cuyos gobernadores, Alberto Rodríguez Saá y Carlos Verna, están enfrentados directamente con la Casa Rosada, son dos de los gobernadores que enviarán a sus ministros para comenzar las negociaciones. Santa Cruz, gobernada por Alicia Kirchner, y Formosa, donde Gildo Insfrán domina desde hace más de veinte años, son otras dos provincias cuyos ministros dirán presente, en día y horario aún por confirmar. Las también peronistas La Rioja y Catamarca, y Santa Fe, gobernada por el socialismo, completarán la lista de provincias que llegarán a Balcarce 50 en los próximos días.

¿Cómo fueron las charlas con las 17 provincias que ya participaron? “Hasta ahora vemos buena predisposición. Hay conciencia y apoyo en el camino de ir al 1,3% el año que viene y llegar al equilibrio de las cuentas púbicas en 2020”, afirmaron cerca del ministro del Interior.

En el Gobierno afirman que las reuniones no son “de acuerdo, sino que presentamos esquemas de trabajo, en los que planteamos escenarios y alternativas. Y, sobre todo, escuchamos”, concedieron.

Críticas
De todos modos, las críticas y quejas de los gobernadores no se hicieron esperar, ni siquiera en los distritos en los que gobierna Cambiemos. Se escucharon, por ejemplo, quejas de la gobernadora María Eugenia Vidal, quien hizo trascender que el monto de ajuste que se había barajado para la provincia de Buenos Aires -entre $30.000 millones y $ 50.000 millones- era de cumplimiento imposible y que su límite era “que la provincia que dejemos en 2020 sea viable”. Ese y otros reparos motivaron al Gobierno a modificar el esquema del ajuste -50 por ciento la Nación, 50 las provincias en su conjunto- al actual, en el que dos tercios de los recortes serán afrontados por el Gobierno y el tercio restante, por las administraciones provinciales.

Cerca del gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz, confirmaron a LA NACION que su ministro de Hacienda, Gonzalo Saglione, tendrá su reunión mañana en Buenos Aires. También indicaron que el número de recorte que se baraja para la provincia (unos $8300 millones) será “a conversar” y se mostraron expectantes en relación con la reunión con Frigerio.

Alicia Kirchner, en tanto, está preocupada. En reuniones preliminares, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, y su segundo, Rodrigo Pena, habrían “sugerido” la eliminación de algunos fondos provinciales, como los de vivienda, y quita de subsidios al transporte de pasajeros, el gas y los combustibles. Esperan, según supo LA NACION, la reunión con Frigerio para exteriorizar esa preocupación.

Sin dar demasiada importancia a las quejas anticipadas, en el Gobierno confían en que llegarán con el acuerdo firmado con los gobernadores el próximo 15 de septiembre, día de presentación del presupuesto 2019 en la Cámara de Diputados.

“Ese es nuestro objetivo. Y las provincias nunca estuvieron tan bien como ahora”, afirmaron en otro despacho oficial. Y, además, recuerdan que el propio presidente Mauricio Macri pidió llegar ese día con la foto de los gobernadores avalando los ajustes para bajar el déficit fiscal, parte central del acuerdo con el FMI.

fuente LA NACION

Comments

comments