Gustavo Adolfo Menéndez es un inquieto intendente de 51 años que gobierna el municipio bonaerense de Merlo, uno de los más pobres del Conurbano bonaerense. Llegó a ese cargo en las últimas elecciones de diciembre de 2015, destronando a un “barón” que supo dominar Merlo durante 24 años: Raúl “Vasco” Othacehé.

“El Tano” Menéndez apeló a diferentes modos para alcanzar la alcaldía de ese distrito: dejó el PJ y se sumó al Frente Renovador, la agrupación política de Sergio Massa y luego volvió al Frente para la Victoria, agrupación con la que alcanza finalmente la intendencia merlense, impidiendo la séptima reelección de Othacehé, un polémico político peronista denunciado por numerosas violaciones a los derechos humanos en plena democracia, acusado hasta por el propio Papa Francisco de liderar una “mafia”.

El nuevo intendente, en sus dos años y 8 meses de mandato, debió gestionar un municipio donde la pobreza es extrema: según la encuesta permanente de hogares (EPH) del primer trimestre de 2017 se estima que, aproximadamente, un 36% de los hogares son pobres. Que un 45% de los hogares tienen dificultades socio-económicas severas, mucho de los cuales pueden ubicarse bajo la línea de pobreza y que apenas un 19% de los hogares tienen acceso garantizado a los bienes y servicios que los ubican claramente fuera de la pobreza.

Pero más allá de estas variables, el actual intendente ha dedicado mucho tiempo a los viajes: desde idas a París, Barcelona y Panamá hasta 6 visitas a Roma, aupado en su afinada relación con el Papa Francisco, fomentando la difusión de la encíclica papal “Laudato Si” y el fomento del “Pacto de San Antonio de Padua”, acuerdo de los intendentes bonaerenses para “enfrentar el cambio climático y proteger a los sectores más vulnerables”. Con esa iniciativa, Menéndez emprendió una gira por toda América, recalando en Paraguay, Perú, Brasil, México, Chile y Uruguay.

En octubre de 2016, junto a la intendente de La Matanza, Verónica Magario, -con quien comparte la conducción del Grupo Fénix- estuvieron en Bogotá en representación de los municipios argentinos el marco de la 5º Cumbre Mundial de Líderes Locales y Regionales. Además, ese mismo año, se reunió con el millonario empresario Carlos Slim, en busca de inversiones.

Según documentó Clarín en registros oficiales, Menéndez realizó 30 viajes en dos años y ocho meses de mandato, cubriendo aproximadamente más de 282.000 kilómetros en avión, lo que representa 7 vueltas al mundo si se toma en cuenta que la circunferencia en el Ecuador es de 40.066 kilómetros.

En el entorno del intendente no desmintieron los viajes y argumentaron que “la mayoría fueron por obligaciones protocolares como intendente y presidente del PJ bonaerense, seminarios de alcaldes, invitaciones del Gobierno, difusión y firma del Pacto de Padua y convenios con organismos internacionales e inversiones del sector privado”.

Mientras tanto, la mayoría de los 520494 habitantes de Merlo (según el censo de 2010) o los 147.230 hogares del distrito (según la encuesta permanente de hogares de 2017) se mantienen en un margen de dificultosa situación social y económica.

Un detalle de eso es que en Merlo, apenas el 0,1% de la población está registrada en el segmento NSE7 que son los de ingreso alto. Solo el 5,9% se registra en el segmento medio medio y apenas el 2% en el medio alto.

Menéndez se ha transformado en un duro crítico de la gestión de Mauricio Macri y también, de la gobernadora María Eugenia Vidal, desde su presidencia del PJ bonaerense. De todos modos, Menéndez dejará ese cargo el próximo diciembre en manos de otro intendente, Fernando Gray, de Esteban Echeverría, de acuerdo a un entendimiento entre los distintos sectores del peronismo provincial.

Hoy en día, “El Tano” pregona un acuerdo peronista en la Provincia detrás de la candidatura presidencial de Cristina Fernández de Kirchner. Y auspicia además, la postulación bonaerense de Felipe Solá, algo que el ex mandatario bonaerense descartó de plano pues pretende competir para la pelea presidencial.

fuente CLARIN

Comments

comments