A un mes y medio del tercer paro general a Mauricio Macri, la reunión por el Consejo del Salario será escenario de una nueva disputa entre la Casa Rosada y los sindicalistas. El Gobierno se prepara para avanzar con una suba del 25%, en línea con la referencia de paritarias para el sector privado definida luego de la crisis cambiaria.

De ese modo el salario mínimo, vital y móvil pasaría de $10.000 a $12.500 en los próximos doce meses aunque los gremialistas adelantaron que pedirán un mínimo de 30%, de acuerdo con las estimaciones de inflación.

Jorge Triaca -ministro de Trabajo- llamará en la segunda semana de agosto al Consejo del Salario, el órgano tripartito integrado por dirigentes de la CGT, las dos CTA, las cámaras empresarias y el Gobierno. Referentes de las organizaciones sociales reclamaron la incorporación como representantes de los trabajadores de la economía popular, por el momento sin resultado, aunque en la Casa Rosada evalúan habilitar que expongan en la reunión.

El salario mínimo, vital y móvil funciona como parámetro para los sectores informales y de su valor depende el monto de los programas sociales -queda fijado en la mitad-, el piso de los haberes de los docentes y de una parte de los jubilados.

El SMVyM alcanzó en julio los $10.000, producto del aumento en tramos fijado por una resolución del Ministerio de Trabajo en junio de 2017, la primera vez que no hubo acuerdo desde la creación del Consejo del Salario. El Gobierno exploró en estos días la posibilidad de un consenso, aunque los funcionarios encargados de esta tarea ya prácticamente descontaron que deberán fijar otra vez el porcentaje de manera unilateral. A la devaluación con traslado a precios que potenció los reclamos de los gremialistas, la Casa Rosada le suma la tensión por el conflicto con Hugo Moyano por la millonaria multa a Camioneros por no cumplir con una conciliación obligatoria, más allá de que no integre la CGT de manera directa.

El Gobierno pedirá embargar fondos del sindicato de Camioneros por la multa

“Las dos CTA y la CGT tenemos que acordar no firmar el salario mínimo por debajo de lo que indica el INDEC”, aseguró Pablo Micheli la semana pasada, cuando el organismo informó que en junio una familia tipo -un matrimonio y dos menores- necesitó $19.601,79 para no ser considerada pobre, de acuerdo con el valor de la canasta básica total que aumentó 4,1% respecto de mayo. Las cámaras empresarias llevarían un pedido de 22% de aumento.

En junio, la canasta de la pobreza volvió a aumentar por encima de la inflación

“Con todos los sectores estamos trabajando para que el poder adquisitivo pierda lo menos posible o que iguale a la inflación”, dijo a Clarín un funcionario que sigue de cerca las negociaciones. Será la primera reunión entre Triaca y los dirigentes de la CGT luego del paro del 25 de junio. El Gobierno no consiguió imponerse en la conformación de la nueva cúpula de la central. “Ahora hay tres voces distintas, no es lo mejor pero es preferible a que no estén”, tomaron a modo de consuelo en la Casa Rosada, y remarcaron como punto positivo que por el momento Moyano no aparece con chances de conducirla.

“Para tomarla solo no le da, quedó claro con la falta de apoyo que tuvo con la multa”, especularon sobre las reacciones por la sanción de $810 millones de pesos a Camioneros, por incumplir en diciembre una conciliación obligatoria.

fuente CLARIN

Comments

comments