La empresa Isolux, cuyo ex gerente gerente admitió el pago de “aportes electorales” al kirchnerismo, le pagó 159 millones de pesos entre el 2012 y el 2015 a una firma del ex secretario de Seguridad y actual senador del peronismo bonaerense Sergio Berni.

El ex gerente de Isolux, Juan Carlos De Goycoechea, es uno de los arrepentidos en la causa de la los cuadernos de las coimas.

En una auditoría realizada por el Cuerpo de Peritos Especializados en Corrupción de la Corte Suprema de Justicia de la Nación se explicó que facturas por 48 millones de pesos de Logística Integral Río Turbio (LIRT) “no están respaldadas por facturas, ni figuran conceptos”.

 

La auditoria de unas 80 páginas forma parte de la causa por supuesto enriquecimiento ilícito contra Berni que investigan el juez federal Luis Rodríguez y el fiscal Eduardo Taiano por una denuncia del ex diputado radical Manuel Garrido.

Consultado por Clarín, Berni afirmó que la contratación de su empresa LIRT “es absolutamente legal y transparente y todos los servicios que prestamos están facturados. Seguramente, los peritos se equivocaron y no vieron las facturas por esos 48 millones de pesos”.

Berni afirmó que “para la ley de Etica Pública no es incompatible ser proveedor de una empresa contratada por el estado en un rubro distintos al que se ejerce en el Estado”.

Desde el 2006, Berni -que era teniente coronel médico del Ejército- fue primero director nacional de asistencia crítica y luego subsecretario de abordaje territorial de la ministra de Desarrollo Social, Alicia Kirchner.

A partir del 8 de marzo de 2012 y hasta 10 de diciembre de 2015 fue secretario de Seguridad de la Nación. En el 2009, dijo, su sociedad de hecho Sergio Berni fue contratada por Isolux para la obra de construcción de la Central Térmica, donde trabajaban 800 empleados porque el hospital público de la zona “no cumplió el contrato” de tener un médico permanentemente en la obra. En el 2010 constituyó LIRT que le dio “servicios médicos, de transporte y de alquiler de cabañas” a Isolux. “Yo me tomaba el avión los fines de semana y hacía personalmente la guardia sábado y domingo y luego volvía a Buenos Aires”, contó el actual senador.

En la auditoría de los peritos de la Corte, entregada hace más de tres semanas a las partes de la causa, se afirma que Berni no justificó el origen de unos 60 mil pesos de su patrimonio, aunque faltó contar los viáticos que cobró y los alquileres de propiedades de Buenos Aires. Se trata de poco dinero pero las dudas de los peritos apuntan a la relación con Isolux Corsán. Por ejemplo, destacan que ésta firma española “no realizaba pagos en efectivo sino que todas las operaciones comerciales con la firma LIRT eran bancarizadas”. Sin embargo, no encontraron “documentación respaldatoria” por transferencias recibidas por casi 8 millones de pesos. Luego de mostrar largas planillas contables de Excel, los peritos señalaron que en los años 2010 y 2011 se registraron “más egresos que ingresos” -en términos comunes estaba en “rojo”- y que las cobras realizadas a Isolux “fueron registradas en la cuenta Caja y no en la cuenta Banco Santa Cruz como hubiese correspondido”. Es decir, explicó una fuente judicial, le dieron ingreso como “si fuera efectivo” cuando se pagó, en realidad, a través de un banco lo que “no es transparente”.

Más adelante afirman que el pasivo de LIRT en el 2012 registrado como “otros deudas” por casi 2 millones de pesos “no se pudo identificar los suscriptos quien o quienes realizaron tal préstamo a la sociedad”. Durante su paso por el gobierno K, Berni compró un campo de 19 hectáreas donde construyó su famosa casa “La Milagrosa”, entre otros bienes.

Otra inconsistencia es por el préstamo de 740 mil pesos de Kura Marta Luján del 2015 “no resulta coincidente” con las declaraciones juradas de bienes de Berni presentadas ante la Oficina Anticorrupción. Más adelante, el informe comenta que la madre le prestó unos 20 mil dólares y luego dijo que le condonó la deuda pero según los informes de la AFIP la mujer “no tendría capacidad financiera para efectuar el préstamo en cuestión”. Para los peritos resultó raro que tuviera montos escasos en sus consumos de tarjeta de crédito, pese a la cantidad de plata que ganaba.

Al cruzar los libros contables de LIRT con la cuenta bancaria de Berni, los peritos de la Corte observaron que el ex secretario de Seguridad hizo “retiros de Isolux por 1.600.000 pesos entre el 2000 y el 2012” que devolvió casi totalmente al año siguiente.

En declaraciones a este diario, Berni dijo que el vivió muchos años en la localidad de 28 de Noviembre, en la zona de la mina Río Turbio, y que le brindó servicios “no solo a Isolux sino a las empresas de Lázaro Báez porque soy uno de los pocos que tienen cabañas para el personal en la zona”. “Yo no llamé a Isolux. Ellos me llamaron cuando tuvieron problemas con el contrato con el hospital público que había cotizado menos que mi empresa”.

“Una obra de estas características tiene que tener siempre un médico en el obrador sino no puede funcionar por ley y un día sin trabajo significada una pérdida de un millón de dólares”, agregó.

En cuanto a la falta de facturas para respaldar servicios por 48 millones de pesos, Berni aseguró “en el allanamiento hace 2 o 3 años a Isolux no estaban las facturas. Pero en la página 19 de la auditoría dice lo mismo que del allanamiento no encuentran documentación respaldatoria de las transferencias que mencionan. Pero cuando se las piden al contador mio aporta toda la documentación y aportó las facturas”. Luego de la consulta, Berni mandó más de diez facturas a este diario para querer demostrar que tienen número y se especifica por qué servicios se emitieron.

fuente CLARIN

Comments

comments