RÍO GALLEGOS.- Así como Santa Cruz acuna glaciares, parques nacionales y paisajes de belleza inabarcable, también hoy es el mayor escenario de denuncias por corrupción durante la década kirchnerista . Así lo grafican los más de 300 allanamientos que se realizaron en la provincia en los últimos dos años que tuvieron como eje las propiedades de los Kirchner y los Báez.

Las causas judiciales que involucran a Báez y Kirchner se entrelazan tanto como las propiedades de ambos. Un caso paradigmático es el condominio de 87.000 metros cuadrados en El Calafate cuya titularidad Báez compartía con la expresidenta Cristina Kirchner . A ese condominio se llegó luego de que Báez le cediera a los Kirchner la quinta 10 A, el predio sobre el cual construyó la ampliación del Hotel Los Sauces .

Sin embargo, no fue el mejor trueque que realizó Cristina, las tierras son inundables. Para paliar esta situación, Austral Construcciones construyó -y pagó el gobierno nacional- el paseo costero, para proteger el hotel ahora cerrado. Sin embargo, el agua ganó los humedales.

Un caso curioso es que Báez pagó la ampliación de por lo menos tres módulos de ese hotel. ¿Cómo lo hicieron? Cristina Kirchner firmó a nombre de Báez la cesión de otro terreno que había adquirido como tierra fiscal dos años antes, pero el predio nunca quedó registrado a nombre del dueño de Austral Construcciones.

Las causas judiciales que involucran a Báez y Kirchner se entrelazan tanto como las propiedades de ambos Las causas judiciales que involucran a Báez y Kirchner se entrelazan tanto como las propiedades de ambos .

La cesión de tierras como forma de pago por las obras realizadas para el Hotel Los Sauces quedó registrada en febrero de 2007 en un acta notarial, que fue secuestrada por la Justicia durante los allanamientos a la escribanía de Leandro Albornoz. En el acta se acordó que el pago a Báez era por $1.644.570 más IVA. Ese retribución se realizaba con un terreno que Cristina Kirchner le había comprado al municipio dos años antes por 45 veces menos ese valor: $35.000. Austral no lo construyó, pero le pagó al arquitecto Pablo Grippo para que lo hiciera.

Es decir: la empresa de Báez pagaba a Grippo por la obra en el hotel de Cristina, mientras Relats lo alquilaba. Y los Kirchner ganaron US$105.000 por mes durante siete años.

También está el caso de los tres complejos de los Kirchner construidos por Báez y en algunos casos luego alquilados por él mismo. Los construía y luego pagaba el alquiler en la inmobiliaria de Máximo Kirchner. Estas operatorias están analizadas en la causa judicial Los Sauces SA.

Báez recibió 52 contratos viales por $46.000 millones, según la Justicia. En el mapa se reflejan algunas de las obras emblemáticas que se pagaron y no se terminaron.

Lo embargado a Báez es una fortuna de $2.734.711.500 y US$186.661.735 (ya identificada, tasada y embargada). A partir de la causa de los cuadernos de las coimas , todos estos vínculos parecen cobrar sentido, a partir de la hipótesis de Báez como posible testaferro de los Kirchner.

fuente LA NACION

Comments

comments