Más allá de todos los reclamos recibidos y sin siquiera preguntar al respecto una vez más el Intendente Franco Aranda despedazo nuestra Ciudad de San Juan de forma grotesca y despiadada porque el avance no significa la destrucción innecesaria, muchas son las falencias que tiene este municipio que ya de por sí está en boca de todos, por el costo excesivo de la obra y el costo de vernos sin arboleda, totalmente desprovistos de vegetación.

En que piensa Aranda cuando desarma como un niño caprichoso la ciudad que es de todos?, tal vez solo piensa en que hay dinero, que la austeridad no le llegó y hace lo que quiere, semi peatonales totalmente peligrosas que fueron habilitadas ¿ por quién ?, acaso sabemos los sanjuaninos que si estas postas de cafés son seguras?, no…nadie sabe nada más que Aranda está destrozando todo lo que ve casi como una mujer en plena separación matrimonial, que no quede nada, nadie existe sin mí pero se olvida Franco que él nunca existió.

Comments

comments