RÍO GALLEGOS.- La Justicia apunta ahora al círculo más cercano de la expresidenta

Cristina Kirchner . Fabián Gutiérrez y Julio Daniel Álvarez, que ayer quedaron detenidos , tienen más de dos décadas de relación cercana e íntima con los Kirchner y han sido parte del grupo de pasajeros frecuentes del Tango 01. El tercero cuya captura pidió el juez Claudio Bonadio es Raúl Copetti, quien estuvo a cargo de la recaudación del FPV. En las próximas horas podría haber más detenciones en ese entorno que, hasta ahora, era intocable.

Gutiérrez y Álvarez fueron secretarios durante la gobernación de Néstor Kirchner y luego en la Presidencia. Aun después de que terminaran la función pública, en medio de denuncias por enriquecimiento, siguieron relacionados con los Kirchner, uno en Río Gallegos y el otro en El Calafate.

Ambos quedaron detenidos en Río Gallegos. Es de vieja data la mala relación entre ellos. Ahora, apenas los separa una pared en los calabozos de la delegación local de la Policía Federal.

El caso de Gutiérrez es, quizás, el más complicado. Fue el arrepentido José López

quien dijo que los US$9 millones que arrojó en el convento se los había entregado Gutiérrez. Ya se encontraba investigado desde hacía un año por posible lavado de activos. El juez cree que sus activos provienen del mecanismo de recaudación destapado en la causa de las coimas.

Gutiérrez desplegó un pequeño imperio entre El Calafate, Puerto Madero, Río Gallegos y Tierra del Fuego. A los 45 años, logró montar una estructura de negocios variado que van desde el turismo, la construcción y la gastronomía hasta el lavado de ropa y los juegos infantiles para niños. Sin embargo, no todos están a su nombre o el de su familia. Con los años se deshizo en los papeles de algunos negocios, pero no del control efectivo de ellos, según pudo cotejar LA NACION . Un amigo y socio comercial de Gutiérrez le llevó ropa y comida ayer -todo picado, nada para cortar-, informó que es diabético y trascendió que ya había realizado una presentación ante Bonadio.

Álvarez es un histórico asistente de Néstor Kirchner desde la época de la gobernación. Fue secretario de Cristina Kirchner y renunció en febrero de 2010, en medio de una investigación por supuesto enriquecimiento ilícito. Ayer lo visitaron abogados camporistas locales, el exdiputado nacional Mauricio Gómez Bull y Mauricio Mariani.

Estuvo imputado en una causa que investigó Bonadio y luego lo sobreseyó. Cuando asumió en 2003 como secretario, tenía un patrimonio de $5860. Luego de renunciar, siguió en el entorno de los Kirchner, tenía ingreso diario a la casa de la calle Mascarello y solía ir a buscar a la expresidenta al aeropuerto cada vez que visitaba la ciudad. Luego, ingresó de lleno en la política, fue secretario de Desarrollo del municipio local y se postuló, sin suerte, a la intendencia de Río Gallegos por el FPV. Entre quienes apadrinaban su ingreso a la política estaba el empresario ahora detenido Lázaro Báez.

Copetti, histórico tesorero del FPV de Santa Cruz, manejaba el porcentaje que les descontaban a los funcionarios como aporte político al partido del gobernador. No emigró al gobierno nacional y permaneció en el directorio del Banco Santa Cruz, como representante del gobierno. En 2009 pegó un portazo cuando se fue del gobierno acusando a Daniel

Peralta de no asumir las responsabilidades de la derrota electoral.

Con Néstor Kirchner como gobernador, no tuvo mayor exposición, pero mantenía el manejo del armado político, junto a Rudy Ulloa. Estuvo casado durante años con Silvia Esteban, titular del Consejo Provincial de Educación en dos oportunidades y diputada nacional. En paralelo a la función pública, desplegó el hobby de la pesca en los lagos patagónicos y se dedicó al turismo, con el Hotel Imago, en El Calafate, que luego sería administrado por sus hijos.

fuente LA NACION

Comments

comments