El famoso juguito frutal atiende el reclamo de Natalia y Andrés de autopercibimiento y dichos de odio millonofóbia.

 

Comments

comments