En un intento por desactivar el paro general con el que amenaza la CGT , el Gobierno convocó para hoy a una reunión con empresarios y esa central sindical con la intención de discutir medidas que moderen el impacto de la inflación y la recesión económica. En esa línea, podrían incluir un pacto antidespidos hasta marzo de 2019, moderar la reapertura de paritarias y, eventualmente, el pago de un bono que compense la pérdida de poder adquisitivo.

En el Ejecutivo no confirmaron ni desmintieron el encuentro, pero la convocatoria fue ratificada por la Unión Industrial Argentina (UIA), la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) y la central obrera.

Según confiaron en esos sectores, la reunión está prevista para las 13 en la Casa Rosada, y hasta anoche no estaba confirmada la presencia del presidente Mauricio Macri . La UIA y la CGT señalaron que la convocatoria partió del Ministerio de Producción y Trabajo.

“No tengo nada confirmado”, fue el leit motiv durante la tarde de ayer en los entornos del ministro Dante Sica y del secretario de Trabajo, Jorge Triaca . Sin embargo, cerca del primero se animaban a admitir que había convocatoria “para seguir dialogando”, tras las fotos de la misa que la Iglesia protagonizó con Hugo Moyano y gran parte del kirchnerismo y La Cámpora. En las cámaras empresarias, en tanto, solo sus directivos habían sido

contactados para el encuentro, en un clima de hermetismo.

Entre los hombres de negocios, pero también entre los sindicatos y la CGT consideraban que la temática de la reunión podría alternar entre la posibilidad del pago de un bono de fin de año para los trabajadores y jubilados, un pacto antidespidos hasta marzo o incluso la eximición del pago de Ganancias del medio aguinaldo de diciembre. Ningún tema fue confirmado oficialmente.

Tanto la posibilidad de un bono como la firma de un pacto para evitar la destrucción de empleo era ayer relativizado por las empresas. Por caso, una encuesta de SEL Consultores conocida anteayer afirma que el 95% de las empresas no estaban dispuestas a pagar un bono para compensar la licuación salarial de este año, que estaría en torno de los diez o doce puntos según el sector.

Según datos del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA) procesados por la Secretaria de Trabajo, en agosto el salario real promedio del trabajador privado registrado cayó 6,1% anual, según se difundió la semana pasada. Por otro lado, el Indec informó la semana pasada que el salario total (tanto de los registrados como de los no registrados) había crecido en agosto 21,9% en los últimos doce meses contra una inflación de 34,4%.

El presidente de la UIA, Miguel Acevedo, confirmó ayer en Córdoba que se reunirán con Sica. “La recomposición salarial es un tema urticante”, definió, cuando lo consultaron sobre la posibilidad de que el sector privado se haga cargo de un bono de fin de año. Luego, ampliando sus declaraciones a LA NACION , estimó que el Gobierno puede establecer un piso, y dar libertad a los sectores para ver -según la situación específica de cada uno- si puede o no pagar esas sumas. Con relación al pacto antidespidos, afirmó que cree que el Gobierno ya debe haber aprendido que no es la solución. “Algunas firmas podrán acordar aumentos salariales; otras ya están planteando los bonos. La heterogeneidad es muy amplia, incluso adentro de un mismo sector”, agregó Acevedo.

Ayer entre los empresarios afirmaban además que el Gobierno buscaba retomar el centro de la escena en el vínculo con los gremios luego de que la Iglesia y el kirchnerismo le marcaran la cancha frente a la caída del salario real y la elevada inflación. “El Gobierno quiere esta foto”, contó un empresario que conoce el paño de las paritarias.

En los gremios, por otro lado, afirman que si la Casa Rosada ofrece algunas señales concretas de avanzar sobre las tres temáticas (pacto antidespidos, bono a jubilados, eximición de aguinaldo, en ese orden), los gremios podrían cancelar la protesta, según admitieron a LA NACION en la cúpula cegetista. Sin embargo, hasta anoche los referentes sindicales no tenían garantías sobre alguna respuesta oficial a sus planteos. “La reunión con Sica es para conversar para ver si hay posibilidades. El Gobierno viene hablando con los empresarios”, dijo un dirigente gremial de peso a LA NACION .

La relación del oficialismo con los sindicatos, tras la foto con el kirchnerismo y la Iglesia, comenzó a distenderse. Se aprobaron reaperturas de paritarias con Camioneros y Judiciales por encima del 40%, y se excluyó -por ahora- a los jefes sindicales del proyecto de ley de ética pública. Por otro lado, en el oficialismo creen difícil que puedan mejorar los ingresos a través de un bono o la eximición de Ganancias para el medio aguinaldo, en el contexto de un ajuste fiscal acordado con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Todo quedó en el terreno de la especulación a la espera del reencuentro de las partes, hoy.

Dos intentos fallidos por incumplimientos

En mayo de 2016, con apenas cinco meses en el Gobierno, Mauricio Macri convocó a la CGT y a las cámaras empresariales a la firma de un acta compromiso para evitar despidos por 90 días, pero hubo incumplimientos y el acuerdo no prosperó. Al año siguiente se intentó realizar otra mesa de diálogo, pero de nuevo los incumplimientos desembocaron en el primer paro general contra Macri.

fuente LA NACION

Comments

comments