La líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, no se conformó con la salida de Ricardo Lorenzetti de la presidencia de la Corte Suprema y volvió a jugar fuerte en la interna del tribunal. Ayer pidió al actual presidente, Carlos Rosenkrantz, que se desplace a Héctor Daniel Marchi de su cargo de la administración de la Corte y, por ende, de la caja millonaria del organismo.

Lorenzetti, que presidió el máximo tribunal durante más de una década, acumuló poder y dejó una estructura que todavía funciona. Marchi, administrador de los recursos de la Corte designado por Lorenzetti en 2008, es un hombre de su absoluta confianza. Carrió apuntó contra Marchi en varias oportunidades, pero en la Corte aún no hay consenso para removerlo.

En la carta, a la que accedió LA NACION y que lleva las firmas de Carrió y Juan Manuel López (diputado de la Coalición Cívica), se propone que un organismo independiente de la Corte realice una auditoría general sobre la gestión de Marchi, así como también sobre la obra social del Poder Judicial de la Nación y sobre la Morgue Judicial.

También se señalan irregularidades en el cuerpo de peritos especializados en casos de corrupción, “a cargo de personas de confianza de las antiguas autoridades”, y se señalan irregularidades en la designación del perito en el caso de la muerte del fiscal Alberto Nisman.

Los dirigentes de la CC comunicaron que en julio de este año hicieron una presentación ante la Unidad de Información Financiera (UIF) para que se investigue “un entramado de personas físicas y jurídicas que podrían formar parte de maniobras de lavado de activos provenientes de hechos de corrupción que habrían tenido origen, entre otros hechos, en la gestión de Héctor Marchi en su cargo de administrador de la Corte”.

El pedido de Carrió se sostiene con tono enfático a lo largo de la carta y dice que mantener en el cargo a Marchi “no solo desprestigiará y continuará con una pésima y oscura administración de los recursos de la Corte Suprema, sino que le permitirá a él obstruir el avance de la Justicia”.

“No entendemos por qué algunos que predican transparencia en la Corte lo sostienen”, dijo un diputado de la Coalición Cívica a LA NACION. El enfrentamiento de Carrió y Lorenzetti es de largo aliento. La líder de la CC acusó a Lorenzetti de mal desempeño de sus funciones y por enriquecimiento ilícito, y pidió su juicio político el año pasado. Este año reforzó el pedido, y Marchi fue uno de sus blancos en esa iniciativa.

fuente LA NACION

Comments

comments