La declaración indagatoria de Federico Elaskar en el juicio oral por lavado de activos, en el que se lo juzgará junto a Lázaro Báez , Leonardo Fariña y Daniel Pérez Gadín , entre otros 20 acusados, apuntó contra Báez.

Elaskar dijo ante los jueces del Tribunal Oral Federal N° 4 que cuando le preguntó a Fariña de quién era el dinero con el que compraría la financiera SGI -a través de la cual se giró dinero ilícito al exterior y se efectuaron maniobras para lavar dinero-, este le respondió: “De Lázaro Báez”. Dijo que se vio forzado a transferir la mitad de sus acciones de SGI ante un escribano.

En su declaración de la semana pasada había dicho que no conocía a Lázaro Báez y, respecto de la primera vez que lo escuchó nombrar, dijo: “Lo tuve que buscar por Google”.

En este sentido, Elaskar quiso reforzar la versión de que él no tenía conocimiento de lo que sucedió en la financiera tras haber tenido que dejarla. Dijo que lo echaron de SGI “a patadas en el traste” y que le dejaron todas las pertenencias en el pasillo. Aquella financiera se la conoció como La Rosadita y es donde se pudo ver a Martín Báez y a Daniel Pérez Gadín contando billetes de euros y dólares con botellas de whisky sobre un escritorio.

La venta de SGI

Al ser interrogado sobre cómo se llevó adelante la venta de acciones de su empresa, Elaskar explicó que conoció a Fariña a través de un amigo en común, Matías Molinari.

“Un día me llamó y me dijo que iba a venir un contador del grupo Báez para poner todo en orden, el traspaso de acciones compradas y que seguían en cabeza mía. Yo era un tipo honesto. Fariña me llamó y a los diez minutos me llamó Pérez Gadín. El llamado fue ya atemorizante”, explicó.

Cuando lo consultaron sobre la presentación de sus declaraciones juradas ante la AFIP y una irregularidad señalada por el juez que instruyó la causa, Sebastián Casanello, Elaskar contestó: “Quiero agradecer a la AFIP que me desbloqueó la clave fiscal. Casanello me procesó porque no presentaba declaraciones juradas. Ahora voy a poder presentar todo”.

Luego apuntó contra la Unidad de Información Financiera (UIF), parte querellante en esta causa, tal como lo había hecho la semana pasada.

En la declaración indagatoria de la audiencia pasada, Elaskar declaró que personas del entorno de Lázaro Báez, como Pérez Gadín, lo apretaron para quedarse con la financiera SGI. Apuntó contra el periodista Jorge Lanata y dijo que él lo presionó para que hablara en su programa de televisión, Periodismo para t odos, en el que dijo cosas que luego desmintió.

Ayer, una vez más, Elaskar buscó desligarse de responsabilidades y de la acusación por lavado de activos. Apuntó nuevamente contra los medios de comunicación al decir que el Grupo Clarín “miente” y que por las publicaciones de ese diario a él lo llevaron a la Justicia.

fuente LA NACION

Comments

comments