La expansión monetaria prevista para diciembre podría no ser tan generosa como se había pactado originalmente con el FMI. Así lo aclaró ayer el titular del Banco Central, Guido Sandleris, en el discurso de cierre brindado en el encuentro que el Consejo de las Américas organizó como parte de la cumbre del G20.

“Así como sobrecumplimos nuestro objetivo de base monetaria en los últimos meses, podríamos hacer lo mismo en diciembre si percibimos que el aumento de la demanda de dinero no era lo que esperábamos”, aseguró el funcionario.

El acuerdo con el Fondo establece una meta de expansión monetaria cero, pero que se vuelve mucho más laxa en diciembre. Para el mes que viene está previsto que el incremento podría ser del 60%, lo que implica inyectar unos $ 70.000 millones adicionales al mercado. Esto se debe a que a fin de año crece la demanda de dinero por la necesidad de las empresas de pagar sueldos, medio aguinaldo y ahora también el bono.

 La base monetaria podría aumentar hasta 6% en diciembre para hacer frente a la mayor demanda de dinero. Pero la emisión podría ser menor si se observa mayor volatilidad del tipo de cambio

Sandleris quiere mostrar un comportamiento sostenido del Central en relación al control de los agregados monetarios. El objetivo es muy claro: evitar saltos bruscos del dólar y al mismo tiempo impulsar la inflación a la baja.

El movimiento de la divisa, que subió casi 10% desde el piso de principio de mes hasta rozar los $ 40 motivó una mayor dureza por parte del BCRA. Salió a absorber más de $ 60.000 millones en las últimas dos jornadas para frenar la escalada del tipo de cambio. Claro que en forma indirecta también le puso un freno a la reducción de la tasa de interés de las Leliq, que ahora quedó levemente por encima del 61%.

El titular del BCRA se mostró satisfecho por el resultado conseguido con el debut del nuevo esquema de agregados monetarios. Y adelantó que los”indicadores de alta frecuencia” empiezan a mostrar una disminución de la inflación en noviembre. Se estima que este mes el índice se ubicará levemente debajo del 3%, casi la mitad que la registrada en los dos meses anteriores.

Además, también destacó que el tipo de cambio más competitivo le permitió al país conseguir en septiembre “el primer superávit comercial en 21 meses”.

Aún queda mucho por hacer. Este Banco Central -concluyó Sandleris- será muy cauteloso en los próximos meses, consciente de los riesgos que enfrenta su economía. Sólo aumentaremos la base monetaria si las condiciones lo permiten”.

 

 

fuente INFOBAE

Comments

comments