Al alegar en un jucio contra el expresidente Carlos Menem por la venta de la Rural, una fiscal denunció que la Justicia Federal “se mueve según los tiempos del poder político de turno y la influencia que tiene sobre los jueces federales de instrucción” al tiempo que exhortó a perseguir la corrupción no importa si estos hechos fueron del menemismo, el kirchnerismo, el gobierno de la Alianza o del macrismo “si existiere”.

“Si a las deficiencias de este Código le agregamos que el estancamiento de determinadas causas de la Justicia dependen arbitrariamente -y no podemos hacernos los distraídos- de los tiempos del poder político de turno y de la influencia que pueden tener sobre los jueces federales de instrucción, arribamos a que francamente debemos hacer una grave autocrítica en relación con lo que está pasando en la Justicia Federal y yo desde mi lugar me hago cargo de mi parte”, exclamó enfática la fiscal Gabriela Baigún.

La escuchaban los jueces del Tribunal Oral Federal N° 2 integrado por Rodrigo Giménez Uriburu, Jorge Gorini y José Michilini.

Baigún adelantó en su alegato, que concluirá el miércoles próximo, que pedirá que Carlos Menem y el exministro de Economía Domingo Cavallo sean condenados por la venta del predio a la Rural, al igual que exautoridades de la entidad que están siendo juzgadas.

Recuperar el predio

La fiscal adelantó que pedirá el recupero del predio para el Estado y la absolución de los peritos tasadores y del exsecretario de la Rural, Juan Alberto Ravagnan.

La fiscalía entendió que los acusados cometieron el delito de peculado que el Código Penal castiga con penas que van de los 2 meses a los 10 años de prisión.

La Rural se defendió en el juicio diciendo que la venta fue legal y que pagó por el terreno lo establecido en ese momento. Sostuvo que la operación se hizo al amparo de la normativa vigente.

La semana próxima, la fiscalía pedirá las penas para los acusados y comenzará el alegato de los querellantes. Luego será el turno de los abogados defensores de los acusados. Los jueces estiman que probablemente lleguen a escuchar todos los alegatos antes de fin de año y que tengan que pasar la deliberación para después de la feria judicial de verano y retomar el caso en febrero.

La fiscal, más allá del caso en particular, hizo una encendida e inusual crítica del funcionamiento de la Justicia federal y sus vínculos con el poder político. Baigún señaló que se está frente a un hecho de corrupción cometido hace 27 años y que fue denunciado en 2000 y elevado a juicio en 2014. Habló de un “estado letárgico” del proceso “que es demostrativo de una Justicia ineficiente” y “un código procesal obsoleto que en nada favorece la investigación de una maniobra de corrupción compleja como la que nos ocupa”.

Y destacó que la denuncia contra la Rural no fue de políticos opositores sino de una asociación vecinal.

“En los últimos dos años ha quedado demostrado que muchas causas de corrupción atribuidas al gobierno anterior avanzan en forma rápida; las causas iniciadas por corrupción de los 90 aún no tienen sentencia firme, existiendo condena como la causa de armas contra Menem”, se indignó la fiscal.

Baigún le preguntó a los jueces: “Por qué es punible la corrupción de un gobierno y no resulta punible la corrupción de otro, si como Ministerio Público Fiscal somos autónomos y el Poder Judicial es independiente”.

“La división de poderes nos permite e impone controlar y prevenir y castigar la corrupción sea del gobierno de Menem, de De la Rúa, de Kirchner o en el futuro del presidente Macri, si existiere”, concluyó.

fuente LA NACION

Comments

comments