El objetivo principal de EE.UU. en Siria es “garantizar la derrota duradera” del Estado Islámico, al tiempo que también está comprometido con asegurar la retirada de “todas las fuerzas” iraníes del país árabe y con un “proceso político irreversible” que cambie “la naturaleza y el comportamiento del Gobierno sirio”, según afirmó este jueves el enviado de EE.UU. para Siria, James Jeffrey.

Jeffrey precisó ante el Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes que, para lograr la desescalada del conflicto, Washington va a “trabajar con la ONU, trabajar con los rusos, trabajar con la comunidad internacional”, con el fin de “solidificar” el cese del fuego y luego intentar aprovecharlo para promover ese proceso político en el país árabe.

En cuanto al papel de Irán, el enviado estadounidense acusó al país persa de “extender sus tentáculos” alrededor del mundo sunita árabe y de ser una fuerza externa que creará “anticuerpos malignos”, si la comunidad internacional no responde “de manera adecuada”.

Además, Jeffrey se lamentó de que el proceso político en Siria “no ha marchado bien” e insistió en la necesidad de un cambio en el “comportamiento del Gobierno sirio”, sin lo cual -dijo- “no vamos a ver el fin de este conflicto”. Al mismo tiempo, hizo hincapié en que no se trata de “un cambio de régimen” ni “está relacionado con personalidades”, sino “con las políticas de ese régimen”.

  • Actualmente en suelo sirio se encuentran alrededor de 2.000 soldados de EE.UU. Las fuerzas especiales estadounidenses han estado allí desde 2014, bajo el pretexto de luchar contra el Estado Islámico en el noreste del país.
  • Damasco condena la presencia de las tropas de EE.UU. en su territorio, a la que tacha de “ocupación ilegal“, y ha prometido eliminarlas por la fuerza si es necesario. Mientras tanto, las tropas iraníes y rusas cuentan con autorización del Gobierno sirio para permanecer en su territorio con el fin de luchar contra el terrorismo.

En septiembre pasado, altos cargos del Departamento de Estado de EE.UU. revelaron a medios estadounidenses que Donald Trump habría aceptado una nueva estrategia que prevé prolongar la presencia militar de EE.UU. en Siria.

Comments

comments