Tras alejarse del Frente Renovador, de Sergio Massa , Facundo Moyano impulsa la candidatura presidencial de Felipe Solá y trabaja para la construcción de un frente de unidad con el kirchnerismo. “Quienes jueguen a que haya dos oposiciones están jugando para Cambiemos”, sostiene en una entrevista con LA NACION, en la que, en procura de un difícil equilibrio, también se diferencia de la fuerza de Cristina Kirchner .

-¿Por qué incluyen al kirchnerismo en el armado hacia 2019 ?

-Es objetivamente el espacio más representativo de la oposición. Hablar de la unidad del peronismo y dejar afuera al kirchnerismo es un acto de soberbia de muchos dirigentes.

-¿Por qué te fuiste del kirchnerismo?

-Tuve muchas diferencias y críticas a la gestión. Teníamos un reclamo por los 400.000 despidos de 2014, en 2012 había dos millones de trabajadores pagando Ganancias, al igual que hoy. La pobreza en 2015 llegó al 29%. La inflación de 2014 fue de 36,7%. Lo teníamos que ver con informes de la UCA porque el Indec no era confiable. Los problemas que hoy vive la Argentina, profundizados por el gobierno de Macri, existían durante el kirchnerismo.

-¿Por qué ahora hacen un frente con el kirchnerismo?

-En este momento, las diferencias quedan en un segundo plano, porque la prioridad es derrotar un modelo económico perjudicial para los argentinos.

-¿Por qué sería distinto ahora?

-Porque la idea es que sea un gobierno integrador, de diálogo. Los dirigentes han tenido una maduración política.

-¿ Cristina Kirchner cambió?

-Eso se resolverá en el proceso de construcción. Todos tienen que haber asumido una posición más madura y tiene que haber también una profunda autocrítica.

-¿En particular el kirchnerismo, que gobernó?

-Todos. Por supuesto que el kirchnerismo tiene que tener una autocrítica. Le haría bien. A todos nos haría bien.

-¿Cristina gobernó mejor que Macri?

-En resultados, sí. Lo dice el propio Indec. Cambiemos nos dice que el kirchnerismo nos estaba llevando a ser Venezuela. Según las cifras oficiales, hoy la Argentina está más cerca de ser Venezuela que con el kirchnerismo. En inflación estamos más cerca. En salario mínimo también: la Argentina está en el puesto 9 en América Latina y Venezuela en el 10. Tenemos menos inversión extranjera directa que en los dos períodos de Cristina. La Argentina volvió al mundo, pero el mundo nos pone menos dinero que con el kirchnerismo.

-En 2013, formaron el Frente Renovador para evitar un tercer mandato de Cristina. ¿Cómo te caería que ella fuera la candidata de tu espacio?

-Es algo que se debatirá el año que viene. Prefiero hablar de la construcción de un proyecto político con ejes claros. Ningún proyecto que tenga aspiraciones puede dejar de hablar de la economía, de un mercado de consumo que vuelva a poner a las pymes en un lugar central y de la industria nacional. Tenemos que hablar de seguridad, no solo en términos preventivos. Coincido en que mientras más pobres hay, más inseguridad hay, pero también hay que hablar de la seguridad en términos represivos. Y en tercer lugar, hay que tener una agenda de transparencia.

-¿El gobierno de Cristina fue un gobierno corrupto?

-El gobierno anterior debería haber apartado a todos los funcionarios sospechados de corrupción. No puede decir que fue un gobierno corrupto, pero sí que hubo mucha corrupción. Lo digo también en términos objetivos: funcionarios como Jaime, Schiavi y López están condenados.

-¿Y Cristina? ¿Está perseguida por la Justicia?

-A ver [piensa, se toma el mentón]… Cristina tiene que ser juzgada por la Justicia como cualquier otro dirigente, según los procedimientos formales. Ningún dirigente puede condicionar con su opinión a la Justicia.

-¿ Hugo Moyano es un perseguido?

-Hay un proceso judicial en marcha. Es un tema que tiene que ser de la Justicia, yo prefiero no opinar, porque tengo un rol político legislativo, y aparte no soy el abogado de la familia. Es natural la pregunta porque soy Moyano, pero no tengo relación con el gremio de camioneros, con ninguna de las empresas relacionadas con el sindicato ni con Independiente.

-¿Por qué rompieron con Massa?

-En nuestra intención de unidad de la oposición nos vimos limitados y condicionados. No estuvimos de acuerdo con la foto o la alianza con Urtubey y la posibilidad de plantear la unidad del peronismo sin el sector objetivamente más representativo. Si hay un límite, tiene que ser Cambiemos. Quienes jueguen a dos oposiciones, claramente están jugando para que gane Cambiemos.

-¿Massa juega para que gane Cambiemos ?

-No sé lo que va a hacer, pero la dirección y la acción política de una mesa que plantea como límite un espacio peronista va hacia eso. Veremos qué pasa el año que viene. Ojalá Sergio Massa esté dentro de un espacio de oposición unida.

-¿En una hipotética PASO Felipe sería un sparring de Cristina?

-Lo dirán los votos. Las encuestas indican que los que acumulan más votos son Macri y Cristina. Pero si fuera por eso, no haríamos más política. Los dirigentes no se pueden guiar solo por encuestas. Aspiramos a que haya una discusión política, que se instalen distintas opciones y después el proceso electoral decidirá.

fuente LA NACION

Comments

comments