Ante las dudas crecientes en los mercados financieros sobre la situación de la Argentina y el nuevo aumento del riesgo país, por encima de los 750 puntos básicos, Nicolás Dujovne procuró dar señales tranquilizadoras. El ministro de Hacienda indicó ayer que la idea es “prefinanciar los vencimientos de deuda del 2020”.

El objetivo de máxima será dejar todo el año siguiente a las elecciones cubierto para eliminar las dudas que tienen los inversores sobre la capacidad de pago del Gobierno. “Queremos minimizar el uso de los dólares que nos desembolsa el FMI, utilizar lo menos que se pueda en 2019 para que ese dinero esté disponible al año siguiente”.

El funcionario habló durante la reunión anual del Comité Latino Americano de Asuntos Financieros en un hotel de Recoleta. Allí lo escuchaban economistas de toda la región, incluyendo Guillermo Calvo, Andrés Velazco (London School of Economics), Guillermo Perry (ex BID), Augusto de la Torre (ex Banco Mundial), Pablo Guidotti (Di Tella) y Liliana Rojas Suárez (presidente de CLAAF), entre otros.

 El Gobierno buscará dar certezas sobre lo que sucederá con la deuda más allá del 2019. Pero no será fácil, porque la suba del riesgo país a 750 puntos impide el regreso de la Argentina a los mercados

En los últimos días subió el riesgo país por encima de los 750 puntos, un reflejo de la incertidumbre que se apoderó de los inversores. Pero lo más notorio es como se agrandó la diferencia entre los bonos que vencen el año próximo respecto a los que lo hacen luego de las elecciones. El Bonar 2019, por ejemplo, ayer cerró con un rendimiento de 3,7% anual en dólares. Pero el Bonar 2020 siguió debilitándose y ya rinde 9,6%. Esta diferencia sustancial entre un año y otro sólo se explica por un motivo: la fuerte incertidumbre electoral.

Sin embargo, el nulo acceso que hoy tiene el Gobierno a los mercados internacionales complica el objetivo de “hacer caja” en dólares para asegurar el pago de los vencimientos del 2020. ¿Cómo podría avanzar en esa dirección? Básicamente refinanciando deuda local.

“Si conseguimos refinanciar más del 45% de las Letes que vencen el año próximo, ya estaríamos liberando más dólares del FMI para que estén disponibles en 2020”,explicaron a Infobae altas fuentes de Hacienda. Aunque parece una tarea menor, no lo es tanto: habrá que ver si los inversores están dispuestos a “rollear” títulos en dólares aún de corto plazo a medida que se acercan las elecciones.

 La refinanciación de Letes del año próximo será clave. Si supera el 45% del total que vence, se podrá utilizar más recursos del Fondo para pagar la deuda del año siguiente a las elecciones

De los USD 57.000 millones que prestará el FMI, una porción menor estará destinada para el 2020: según el programa financiero presentado por el Gobierno, son USD 5.900 millones. Pero ese monto podría incrementarse dependiendo cómo se comporte el mercado el año próximo.

El FMI prestará el año que viene USD 22.800 millones. El objetivo sería no utilizar todo el dinero para cancelar deuda, como está previsto, sino destinar una parte para el 2020 en forma preventiva. Hoy luce como un objetivo cuanto menos difícil.

El plan financiero para el año después de las elecciones establece que hay necesidades de financiamiento de USD 25.800 millones. Una parte es cubierta por dinero que gatillará el FMI. El resto debe provenir de financiamiento privado. En los supuestos que difundió la secretaría de Finanzas, no se pide un solo dólar en el mercado internacional. Son USD 10.500 millones de refinanciación local y otros USD 4.600 millones de nuevas colocaciones.

 

fuente INFOBAE

Comments

comments